Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“No me importaría ser compañero de Alonso”

AS AS 21/04/2014 Manuel Franco
Photo © Proporcionado por AS Photo

Tiene ese aire ausente de los genios, de esos que pasan por la vida sin querer hacer ruido y provocan un estruendo, casi sin querer, como si nada. Natural. Kevin Magnussen es la nueva estrella de la F-1, llega de dominar en las World Series directo a McLaren, uno de los equipos legendarios, en su primera carrera subió al podio, como antes Villeneuve y Hamilton, dos campeones del mundo. De este danés de 21 años dice Ron Dennis que será su próximo ganador del título, los que saben sostienen que es talento puro y él, bueno, él... en fin, hablamos con Kevin en China. Nada le importa, parece. O sí. Vamos a conocer mejor a Magnussen.

—¿Cree que será campeón del mundo de F-1?

—Sí, lo seré.

—Le veo muy seguro.

—Por supuesto. Lo seré.

—Estuve con su padre Jan en Malaisia, se le veía feliz y me dio que su hijo será campeón. ¿Le gusta que esté cerca?

—Siempre es bueno tener a tu gente cerca, pero es una distracción, no puedes evitar querer estar con ellos y prefiero pasar más tiempo con los ingenieros. Es frustrante ya que no puedes estar con la familia en las carreras, quieres, pero no debes... prefiero estar solo.

—Pero su padre es distinto, también es piloto.

—Pasé algo de tiempo con él, cenamos juntos y tener una charla con mi padre antes de dormir sí fue muy bueno.

—Su relación no es la típica de padre e hijo.

—Me crié con mi madre, pero también me siento cerca de mi padre, hablamos de carreras, los dos somos pilotos y compartimos esa pasión. Me gusta tenerlo cerca, pero no lo necesito en las carreras.

—¿Estuvo en el box?

—No, se quedó fuera, eso sí, hacía muchas preguntas, lleva mucho tiempo fuera de la F-1 y tiene curiosidad por todo.

—¿Le sorprendió algo de sus preguntas?

—Preguntó por las cosas que han cambiado. Compartimos la emoción de pilotar un coche de carreras y es genial tener un padre que entiende lo que sientes, pero tampoco es una ayuda, solo es algo agradable.

—No estuvo en Melbourne, palabra mágica para usted. Después en Malaisia llegó otra realidad. Y Bahrain...

—No pensaba que fuera capaz de mantener el nivel de Australia, es el máximo que se puede alcanzar. En Sepang, con lo de Kimi, no fue un buen fin de semana, y Bahrain fue decepcionante con el abandono. Lo de Melbourne será difícil repetirlo.

—¿Cómo es Magnussen?

—Soy solo yo, trato de ser yo mismo y seguir siéndolo.

—Dígame al menos cuál es su principal cualidad.

—Que siempre me analizo a mi mismo, trato de ver mis debilidades y solucionarlas. Me he dado cuenta de que la única manera de mejorar es encontrar tus puntos débiles y tratar de convertirlos en los fuertes.

—¿Cuáles son esos puntos débiles?

—Cambian cada fin de semana. La principal es que intento ir demasiado al límite, por defecto o por mi propia naturaleza, a veces eso no es bueno y se paga. A veces ayuda mucho, pero tengo que prestar atención a eso.

—Parece que el inicio de los pilotos jóvenes no está siendo tan malo como muchos esperaban, todos decían que este año con el nuevo reglamento era vital tener experiencia.

—Aprendemos rápido, si llegas a la F-1 tienes que ser capaz de aprovechar esa oportunidad, demostrar que puedes adaptarte y aprender rápido. Ha sido muy importante la ayuda de Button por su experiencia. Y creo que por ejemplo Ricciardo en Red Bull puede decir algo similar con Vettel. Es vital tener alguien de quien aprender, así es más fácil ser un novato.

—Pero tras su podio en Australia demostró que puede luchar con Button.

—En McLaren no tenemos un primer y segundo piloto, el campo de juego es igual para los dos, tenemos el mismo equipo, pero está claro que tengo mucho que aprender de Jenson, es genial mirar sus datos y aprender de todo eso, es una gran ayuda.

—¿Cuál ha sido la mayor dificultad que se ha encontrado?

—Lo que hacemos ahora.

—¿No le gusta hablar?

—No es eso, no me gusta llamar la atención, no disfruto siendo el centro de atención.

—Quizá se ha equivocado de trabajo, un piloto de F-1 atrae la atención aunque no quiera.

—No creo que me haya equivocado, no importa a lo que te dediques, siempre hay inconvenientes y hay que aprender a lidiar con ellos.

—Volvamos a la pista, quizá esté más a gusto. ¿Cuál es su objetivo para este año?

—Hacerlo lo mejor posible. Nada menos.

—No parece que le afecte la presión de ser piloto de F-1.

—Hay mucha presión cuando eres piloto de F-1, sobre todo si estás arriba o en un equipo de los grandes, lamentablemente en este momento no estamos luchando por ganar, pero McLaren es una escudería de referencia. La única manera de aliviar la presión es creer en uno mismo y disfrutar de una sensación tan maravillosa como pilotar un F-1. Llevar un monoplaza es una de las mejores cosas que hay, hace que te olvides de todo lo demás, el resto desaparece cuando estás al volante.

—En la pretemporada decía que estar en F-1 era como vivir en un sueño cada día.

—No creo que nunca me cambie esa sensación, he soñado con esto muchos años y cada día que estoy aquí lo siento como un sueño, siempre va a ser así. Es un sueño hecho realidad, pero aún debo conseguir mis metas, seguir soñando.

—¿Qué pilotos han sido su referencia? Aparte de su padre.

—Nunca he tenido, era y sigo siendo fan de la F-1 y de McLaren. Siempre he querido pilotar para McLaren, también porque sí he sido seguidor de Senna, es una especie de leyenda y la razón por la que empecé a querer estar en McLaren. También mi padre tiene culpa, a pesar de que solo hiciera una carrera con esta escudería, McLaren significó mucho para mí.

—Va a hacer 20 años que Senna se fue.

—Era tan bueno que está considerado una leyenda. Lo que hizo fuera de la pista, lo que supuso para su país, su manera de pensar, su religión, era muy especial y es bueno que existan estas leyendas en el deporte.

—¿Cómo le gustaría que la gente le recuerde?

—No es algo que piense demasiado, trato de ser un buen chico y disfrutar de la vida, de la gente, es algo que no debería cambiar porque sea piloto de F-1, debo mantenerme fiel a mí mismo, ser humilde y tener los pies en la tierra.

—¿Hay algún piloto que sienta como el hombre a batir?

—Todos son muy buenos, si los ponemos todos en el mismo coche entre el mejor y el peor no habría ni medio segundo, todos son fantásticos y hay que aprender de ellos, todos son especiales de alguna manera.

—Uno de los buenos es Alonso, del que se habla como futuro piloto de McLaren. ¿Le gustaría tenerle de compañero?

—No me importaría. La verdad es que estoy feliz ahora.

—Sería un compañero duro, un reto interesante.

—No me importa. Creo que tener a alguien como Jenson, que es de trato fácil, que habla muy bien inglés, sabe explicar las cosas, tiene mucha experiencia y es rápido es lo ideal, no podría pedir un mejor compañero.

—Vive en Woking, cerca de la fábrica de McLaren. ¿Lleva tiempo viviendo allí?

—Sí, después de ganar en 2011 en F-3, entonces comencé a trabajar en el simulador.

—Ahora está totalmente concentrado en la F-1, ni tiene novia ni quiere distracciones. Es como los toreros en España.

—Totalmente. No tengo novia, aunque es cierto que ser piloto de F-1 ayuda con las mujeres.

—En Dinamarca está haciendo visible la F-1, algo similar a lo de Alonso en España. Laudrup nos contó en Sepang que es una locura.

—No sé lo que pasó en España con Alonso, en cuanto a mi país llevo cuatro meses lejos y están siendo un gran esfuerzo. Pero sí, supongo que será algo parecido. Y sobre Laudrup, ¿qué decir? Un tipo maravilloso.

—¿Cuales son sus aficiones fuera de la F-1? Ahora se puede permitir algún lujo caro, claro.

—Me gusta mucho el agua, no tengo un barco aún, pero me gusta mucho navegar y el esquí acuático. Paso la mayor parte del tiempo en el equipo así que no gasto mucho dinero, creo que estoy ahorrando bastante.

—No tienen fama los pilotos de leer mucho.

—Yo sí leo.

—¿Qué está leyendo ahora?

—Acabo de terminar ‘I am Zatlan’, la biografía de Ibrahimovic, me gusta leer sobre otras personas que han hecho algo especial, no solo en el deporte.

—Veo que le gusta el fútbol, ¿Real Madrid o Barcelona?

—Real Madrid, por supuesto.

—¿Cristiano o Messi?

—Cristiano, sin duda.

—¿Qué habría sido de no ser piloto de F-1?

—Piloto de combate. Seguro.

—Ya veo...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon