Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

0-0: El Atleti se estrella con un autobús de dos plantas

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 22/04/2014 Chema G. Fuente
© Image MundoDeportivo.com

Una cosa parece clara el Atlético tiene el respeto de Europa. El planteamiento de Mourinho, las pérdidas de tiempo, en fin, todo el entramado que puso en liza el entrenador del Chelsea denota que el equipo de Simeone se ha ganado que le teman. El equipo inglés se trajo a Madrid uno de esos enormes autobuses tan típicos de Londres, los de dos plantas. Y lo colocó en el Calderón.

El Atlético estaba convencido de que el Chelsea saldría atrincherado a la caza de algún error o un robo en el centro del campo. Lo que supongo que no se esperaba es que un equipo con jugadores de la talla de Lampard, William, Torres, Ramires, etc cruzase dos líneas de nueve jugadores en menos de 15 metros de distancia, formando un muro. Bueno, eso y el 'Niño' en plan naufrago por si podía cazar alguna. Mourinho había dejado claras sus intenciones sacrificando a Óscar para poner a Mikel. Simeone, que sí imaginaba algo así, optaba por Diego en lugar de Villa, para intentar encontrar un agujero del tamaño de un alfiler en la defensa inglesa, descolgándose entre líneas.
Convendrán que tiene narices. Con la que se montó en torno a si Courtois jugaba o no contra el Chelsea, que tuvo que mediar la UEFA y Mourinho morderse la lengua de puertas hacia fuera y amenazar al belga de puertas hacia dentro. Cuarto de hora duró Petr Cech sobre el terreno de juego del Calderón antes de hacerse daño en una caída con un rojiblanco y tener que dejar su sitio al arquero suplente del Chelsea. A los aficionados del Atlético les sonará el tal Mark Schwarzer, porque fue el portero del Fulham en la final de la Europa League de 2010. Entonces ya era veterano así que… 41 años de experiencia los del australiano, así que cuando Mourinho se vio el tema se le llevaban los demonios. Y más porque el pobre de Mark venía de no tener una actuación demasiado brillante en la derrota del Chelsea ante el Sunderland de la última jornada. Pensaría en rescindir la cesión de Courtois inmediatamente y que se cambiara de portería, pero el chico ya había aclarado sus prioridades antes del partido.

Mourinho siembra para luego recoger. Lo hace una forma un tanto torcida y turbia, parece siempre que el cielo de la ley se le va a caer encima, pero al final cala. El portugués se había quejado de una expulsión en la final de la Supercopa de Europa, justísima como pocas, de esas que sólo Mou es capaz de reclamar. Y el bueno de Eriksson, que era el mismo árbitro, debía tener cargo de conciencia porque el rasero de las faltas que aplicó es insondable. Nada era falta si era a favor del Atlético.

El primer acto dejó una posesión para el Altético del 63%. Fue el único que lo intentó, abusando de balones colgados que Terry y Cahill despejaban sin problemas. Ante tal cerrojazo Mario -en el 33'- y Diego -en el 45- lo intentaron sin éxito. Del rival poco más, fiandolo todo a jugadas a balón parado y un tímido contragolpe de Ramires que hizo un centro-chut rarísimo que no inquietó.

En la segunda mitad, el Chelsea dio un paso adelante en la presión, pero siguió con el mismo entramado defensivo. Miren, en el 54 Diego disparaba tras un despeje de Schwarzer que le llegaba a los pies. Pues en el momento del remate, el australiano ya tenía a dos defensas bajo palos y otros tres en la trayectoria del tiro. Torres respondía con un gambeteo en el 57 que acababa en un tímido disparo y Diego se marchaba del partido con otro disparo en el 59 que se iba pegado al poste. Simeone recurría a Arda, fuera desde la ida de los cuartos ante el Barça, por pubalgia. En estos momentos del partido, el Chelsea estaba más preocupado en perder tiempo que en otra cosa. Habrá que ver los datos de la UEFA en cuanto a los kilómetros recorridos por sus fisioterapeutas.
El partido expiraba con una falta de Gabi que Schwarzer conjuraba lanzándose y con dos cabezazos de Raúl García, otro de un muy vigilado Costa y un disparo de Arda. El acceso a la final se decidirá en Londres si es que el Chelse se deja el autobús en Madrid.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon