Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

1-3: El Atleti, a la final por la puerta grande

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 30/04/2014 Manel Bruña
© Image MundoDeportivo.com

El Atlético de Madrid estará en la final de la Champions League el próximo 24 de mayo en Lisboa y la verdad es que se lo merece. Estar en Estadio Da Luz enfrentándose al Real Madrid es el premio a justo a una Champions espectacular en la que los de Simeone han ido creciendo desde la humildad, desde el trabajo, pero sobre todo, creyendo en sí mismos, en sus posibilidades y convirtiendo cada partido en una batalla en la que el equipo rival iba a tener que sudar de lo lindo para ganarla. De momento, en esta Champions, nadie ha sido capaz de vencer a este equipo que tomó Stamford Bridge como antes había conquistado San Siro y el Camp Nou. Tres estadios complicados pero que no amilanaron a los rojiblancos a los que sólo les falta tomar Da Luz para ponerle la guinda a esta Champions de matrícula.


El Atlético de Madrid estará en esa final europea 40 años después y esta vez dispuesta a conquistar el título. El Madrid estará delante y todo el mundo considera a los blancos como los mejores de Europa tras pasar por encima del Bayern en Munich, pero también era favorito el Madrid en la final de la Copa del Rey el año pasado y la acabó ganando el Atleti. Y es que con este equipo, el rojiblanco, en el campo, los partidos se ganan en el césped y no antes. El Chelsea de Mourinho lo pudo comprobar en sus carnes. Los ingleses lo tenían todo de cara para estar en la final a costa del Atleti. Jugaban en casa y no tenían que remontar la eliminatoria con el 0-0 de la ida en el Calderón. El panorama que cualquier equipo habría firmado para afrontar la semifinales de una Champions. Pero no sólo eso, al Chelsea se le puso la final de cara cuando Fernando Torres marcó el 1-0 en el minuto 36. Un tanto que no celebró y que parecía que finiquitaba la eliminatoria. Pero ni mucho menos. Adrián, la gran sorpresa de Simeone en el equipo titular rojiblanca empató en el minuto 44 al rematar un centro de Juanfran. Un 1-1 que les daba el pase a la final a un Atlético que ya no se volvió a bajar del carro de Lisboa.


Ese empate fue puso fin a una primera parte mala futbolísticamente, tensa por lo que estaba en juego y con pocas ocasiones de gol, hasta los dos tantos. El Chelsea necesitaba volver a marcar en la segunda parte si no quería quedarse fuera de la final. Y así salió, pero no se esperaba que uno de sus jugadores, Courtois, hiciese de las suyas con paradones que evitaban ese tanto inglés. Mourinho dio entrada a Eto'o y quitó a Cole, pero la jugada le salió mal porque el camerunés cometió penalti sobre Diego Costa en el minuto 57 que el rojiblanco marcó para poner el 1-2 en el 60'. Locura rojiblanca, mientras seguía el festival de Courtois que lo paraba todo y donde no llegaba aparecían los postes. El partido era del Atlético que estaba comodísimo en el campo y más lo estuvo con el 1-3 de Arda Turan en el minuto 72 que cerraba ya el partido y el pase a la final. El banquillo rojiblanco lo celebró por todo lo alto con Simeone corriendo por la banda al más puro estilo Mourinho. Esa jugada del gol dejó lesionado a Diego Costa. Preocupante, sí, pero mañana porque por mucho que se empeñe el Cholo en pensar partido a partido, hoy, los atléticos piensan y celebran el pase a esa final y no en el Levante. Se lo merecen

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon