Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

2-0: Al City no le tiemblan las piernas y es campeón

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 11/05/2014 Yago López
Photo © Image MundoDeportivo.com

Parecía que lo tenía muy difícil tras caer en Anfield. Se dijo que era imposible tras empatar en casa ante el Sunderland. Pero cuando lo ha tocado, cuando lo ha sentido entre sus dedos, no lo ha dejado escapar. El City es campeón de la Premier League tras derrotar a un West Ham que no fue rival. Los londinenses no estuvieron ni remotamente cerca de dar la sorpresa en el Etihad Stadium.

Los de Pellegrini salieron con un plus de intensidad, evidenciando que el mal de altura que se le ha pronosticado no ha sido más que una concatenación de casualidades. Desde el primer minuto el asedio sobre la portería de Adrián fue constante, y la única sorpresa estuvo en lo mucho que tardó en llegar el 1-0.

Nasri ejerce de héroe en el Etihad

Las oportunidades iban llegando para los 'citizens' pero entre el acierto del arquero español y los errores en la definición de un Agüero tan eléctrico como impreciso retrasaron el primer tanto. Mientras, las noticias que llegaban desde Anfield invitaban a la celebración. Parecía imposible que el encuentro no derivase en una fiesta por las calles de Manchester.

Apareció entonces Samir Nasri que, desde la frontal, se sacó un zapatazo que llegó a tocar Adrián. El esférico se topó con el poste y entre salir o entrar, decidió desatar la locura en el Etihad Stadium. El City se iba al descanso con la certeza de que aquella Premier no se le escaparía.

Kompany no deja opción a la sorpresa

No quisieron darle más emoción los de Pellegrini al encuentro y a los cinco minutos del segundo tiempo ya habían hecho el 2-0. En un saque de esquina, Dzeko tocó el balón con la espuela hacia un Kompanyque, a bocajarro, sentenció la Premier League. La defensa del West Ham seguía mentalmente en el entretiempo.

Bajó revoluciones el Manchester City entonces, que mantuvo su asedio pero disminuyó su intensidad. Los jugadores parecían estar ya pensando en la celebración. Aún así, tanto Agüero como Nasri tuvieron varias jugadas claras para marcar el tercer gol de la tarde. Ni la trifulca final ensombreció la conquista de una Premier que durante tantas jornadas pareció pertenecer al Liverpool.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon