Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

20 años sin Ayrton Senna

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 30/04/2014 Raymond Blancafort
© Image MundoDeportivo.com

Día 1 de mayo de 1994. A las 18.05 la doctora María Teresa Fiandri, jefa del servicio de reaninación del Hospital Maggiore de Bolonia, confirmaba la muerte de Ayrton Senna. Su encefalograma era plano, pero la ley italiana no permite habar de muerte hasta que el corazó deja de latir. Esto sucedió 35 minutos más tarde.

Los aficionados ya tenían claro que esta vez 'Magic', pese a que tenía hilo directo con Dios –el piloto era profundamente religioso, evangelista, y había declarado más de una vez que hablaba con Dios desde el cockpit–, no iba a salir con vida del accidente.

La forma en la que el brasileño había quedado inmóvil entre los restos de su Williams tras un impacto frotal a 320 km/hora contra el muro de Tamburelllo, en Imola –el Williams simplemente no giró–, su cabeza ladeada, ya hizo temer lo peor. El ahínco con el que Sid Watkins, el médico de la F1, y sus ayudantes trabajaron para sacarlo del coche –minutos eternos– y le atendieron tumbado en el arcén presagiaban la tragedía.

Moría un piloto y nacía un mito. Aún hoy se vende el 'merchandising' de Senna y son muchos los que le consideran como el más grande. La sencilla tumba del cementerio de Morumbi, a tiro de piedra de autódromo de Interlagos, es la más visitada de Brasil.

Senna, a quien llamaban 'Magic', era especial, tenía carisma. Parecía tímido, retraído, pero en la pista y todo lo que rodeaba a la competición era tremendamente profesional y tenía un carácter indomable. Amable y exquisito, su vida privada era un misterio, aunque se conocia su relación con la presentadora y cantante Xuxa y la que entonces tenía con Adriana Galisteu.

De Mónaco a la fama

Senna se dio a conocer diez años antes, a finales de mayo de 1984, en el Gran Premio de Mónaco, el quinto de su carrera en F1. Bajo la lluvia, el Toleman-Hart que pilotaba parecía navegar sobre la pista y Ayrton acabó segundo a espaldas de Alain Prost.

Aquel mismo día nació una estrella y la F1 supo que un nuevo campeón estaba surgiendo; nadie recordaba que apenas dos carreras antes, precisamente en Imola, no había conseguido calificarse.

Un año después, con Lotus, ganó su primer GP (Portugal) de la mejor forma: pole, victoria y vuelta rápida. Primera de sus 41 victorias, 19 vuetas rápidas y 65 poles de su palmarés, en el que figuran asimismo 81 podios y por supuesto tres títulos de campeón mundial (1988, 1990, 1991).

La rivalidad con Prost

Su rivalidad con Alain Prost sobrepasó todos los límites desde que coincidieron en McLaren, hasta el punto que el francés prefirió tomarse un año sabatico en 1994 para no coincidir con Ayrton en Williams, pese a que Alain habia sido campeón mundial con el equipo en 1993. Curiosamente en el padock de Imola, con Prost de espectador, Senna se acercó a su rival y le dijo: "Te echo de menos".

"Creo que se hicieron grande el uno al otro", dice su hermana Viviana, madre de Bruno Senna, que tambien llegó a la F1. Los episodios de los títulos de 1987 y 1988, que acabaron a golpes entre ambos en Suzuka, están en la mente de los aficionados.

Premonición

Curisamente, Senna parecía haber intuido su accidente. El viernes Rubens Barrichello, al que ayudaba, tuvo un grave accidente y Senna abandonó los ensayos para correr a su lado hasta que volvió en sí. El sábado hubo el mortal accidente de Ratzenberger y en el rostro de Sena se dibujaba una gran preocupación. Adriana Galisteu, su novia de entonces, afirmo que "Ayrton me llamó por teléfono. Tenía un mal presentimiento y me dijo que no deseaba disputar la carrera".

Senna precisamente escribió el sábado, tras el accidente de Ratzenberger, un artículo que salió publicado el domingo en 'Welt amSontag' sobre el accidente del austríaco, un comentario de opinión titulado 'La confirmación trágica de mis advertencias'

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon