Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

3-1: Neymar decide en el debut de Brasil contra Croacia

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 13/06/2014 Cristina Cubero

Un penalty de escándalo permitió a Brasil iniciar el Mundial con una victoria que no despejan las dudas que ha dejado la canarinha en el debut de la Copa. Neymar marcó dos veces. Neymar demostró que es el líder de esta selección, capaz de empatar el partido con un ajustadísimo disparo desde fuera del área y aceptar la presión de lanzar una pena máxima inexistente. Neymar ni se escondió, ni le pesó el '10', pero todo lo que predicaba Scolari en la previa, que esta selección es un equipo compacto, solidario, se tradujo en el césped en un equipo fallón, con lagunas defensivas brutales, una construcción de balón defectuosa y poco espíritu. Oscar, el mejor junto a Neymar, recibió el premio del 3-1 que maquillaba el resultado.

Regalo a la canarinha

Este partido pasará a la historia por el penalty que el árbitro japonés Nishimura intuyó de una jugada en el área con Lovren y Fred con ligero agarrón del croata que nadie entendió acabase así. Un regalo a la canarinha en el minuto 70 de partido que no hacía justicia, porque el partido en líneas generales fue flojo sobretodo si pensamos en una Brasil aspirante a ganar el hexacampeonato.

Empezó mal la selección de Neymar. La tensión se notaba en las caras de los brasileños ya en el túnel de vestuario. Tensión al escuchar el himno. Lágrimas en los ojos de Thiago Silva y Julio César y sólo empezar a rodar el balón, la sensación de que a la canarinha le estaba podiendo el ambiente y que enfrente tenía un rival con las ideas muy claras, tanto en la presión como en la construcción de balón. Brasil caminaba mientras Croacia mordía.

Perisic y Olic se aprovechaban de unas bandas brasileñas demasiado liberadas en tareas defensivas y un cabezazo del delantero del Wolsburg avisaba del peligro. LLegó en el minuto 11 el gol de Croacia, una jugada iniciada por Rakitic en medio campo que abre para Olic, centro preciso,Jelavic falla el remate pero Marcelo en carrera envía la bola al fondo de la red. Nunca en la historia de los Mundiales, un brasileño se había marcado un gol.

Croacia seguía presionando la contrucción de balón de un Brasil donde sólo Paulinho y Neymar daban la sensación de poder darle aire al equipo. Como en la jugada personal de Neymar pegado a la línea de fondo, quiebra a Rakitic, que ya a estas alturas tiene claro que es mejor tener a Ney en tu equipo que como rival, y la jugada finaliza con un disparo desde fuera del área que despeja Pletikosa.

Llegaba el cronómetro a los 29 minutos cuando el '10 de la selección se preparó un zurdazo desde fuera del área, que pasó entre las piernas de Lovren impidiendo a Pletikosa despejar el balón. Un zurdazo que hacía crecerse a Brasil por lo menos en actitud, aunque su juego tampoco mejorase.

Oscar, bien en la medular

Neymar buscaba la complicidad de Oscar, el mejor de Brasil junto a Neymar, el problema eran las pérdidas de balón en zonas peligrosas aunque Croacia salió en la segunda mitad más conservadora. Rakitic luce menos lejos del área rival, estaba más preocupado en recuperar y no perder la sombra de Neymar aunque cuando dejaba el pie, sus desplazamientos de balón eran deliciosos.

Un disparo de Perisic desde fuera del área sacaba a Croacia de un cierto letargo inicial. Brasil tenía el control del balón pero era incapaz de crear peligro, era un dominio irritante. El partido bajó en intensidad, como en esos partidos de pre-temporada. Entró Hernanes por Paulinho buscando mayor llegada.

Croacia se desinflaba y Cortuka frenaba a Neymar con una falta durísima que respondía al temor de Brasil. Felipao metió oxigeno con la entrada d Bernard por Hulk, que se perdió en la presión. De ahí a la polémica jugada del penalti señalado sobre Fred que Neymar marca llorando y al gol de Oscar, que se sumaría a la fiesta. El gol era el premio a su trabajo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon