Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Aún nos dura el mal sabor de boca del año pasado"

Marca Marca 01/06/2014 marca.com

San Antonio-Miami. La NBA repite final por primera vez desde el sexto anillo de Michael Jordan y sus Bulls ante los Jazz en 1998 salvo que esta vez el factor cancha será para unos Spurs ultramotivados y se retoma el formato 2-2-1-1-1 en lugar del 2-3-2.

"Nos alegramos de volver a estar aquí y que el rival sea Miami, aún nos dura el mal sabor de boca del año pasado", dice el eternamente joven Tim Duncan. Popovich ya dijo que la final del año pasado le atormentaba.

"Esta vez lo haremos". Es el mensaje que sale desde San Antonio. La final perdida el año pasado escuece. Demasiado. Los Spurs ganaban 2-3 y ganaban por cinco puntos a falta de 28 segundos en el sexto partido. pero un triple milagro de Ray Allen impidió el anillo de San Antonio y le dio vida a Miami, que acabó ganando el anillo en el séptimo partido.

NBA / San Antonio clama venganza © NBA / San Antonio clama venganza NBA / San Antonio clama venganza

Será la sexta final para San Antonio y sería su primer anillo en año par. Hasta la final perdida de 2013 contaba sus finales por anillos: 1999, 2003, 2005 y 2007.

En frente, Miami. Campeón de las dos últimas temporadas -ante Oklahoma y San Antonio- y con la duda de si este será el final del Big Three con LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh. Será la cuarta final consecutiva de Miami, que perdió ante Dallas en la 2010-11 en la revancha del anillo de los Heat de la 2005-06.

Los Heat ya han demostrado que el factor cancha en contra no es algo que les intimide: en 2006 ante Dallas y en 2012 ante Oklahoma se proclaman campeones sin tener ventaja de campo. San Antonio estuvo a punto de reventarle el factor cancha a Miami el año pasado, pero los Heat se proclamaron campeones salvando un matchball casi imposible.

Este año, los Spurs confían en que todo sea distinto y se cobren la deuda de la final perdida del año pasado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon