Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A James le han pillado el farol

Logotipo de El Economista El Economista 04/01/2017
El club no ha recibido propuesta alguna y cree que James va de farol © Getty El club no ha recibido propuesta alguna y cree que James va de farol

James Rodríguez mintió en Japón. El mediocampista colombiano amargó el Mundial de Clubes al Real Madrid cuando, apenas unos minutos después de ganar el título, salió a la zona mixta y habló para los medios afirmando que no sabía si seguiría en el conjunto merengue.

"Tengo ofertas y tengo siete días para pensar. Estoy feliz en el Madrid, pero quiero jugar más", comentó en una declaraciones que sentaron mal al vestuario merengue y a su entrenador. De hecho, Ramos (capitán) y Zidane abroncaron al futbolista al regreso de las vacaciones. Esas palabras tan rimbombantes estaban sujetas bajo falsedades. James Rodríguez no tiene ofertas para dejar el club blanco.

Cuenta hoy el diario El País que al Real Madrid no ha llegado ninguna. Que en el club creen que fue más una pataleta del colombiano (quizá orquestada por Jorge Mendes, su representante) que una verdadera amenaza. A día de hoy nadie parece haber llamado al jugador para interesarse por él en verano. Además, en la capital insisten en que da igual la existencia o no de esas llamadas.

Lo realmente importante es que se pongan en contacto con las oficinas del Bernabéu. Allí el teléfono no ha sonado. De hacerlo, la respuesta sería rotunda: James está en venta... por 80 millones de euros. Es la cantidad que pagó el Madrid por sus servicios. Es lo mínimo que exigirían por su salida.

Teniendo en cuenta que pocos equipos en Europa pueden abonar esa cifra y que James ya ha jugado la Champions (ergo, no puede disputar la competición con otro equipo que no sea el Madrid) las opciones se reducen a apenas al Manchester United, conjunto que, por ahora, no parece estar por la labor de atar al colombino.

Así pues, y salvo que aparezca un mesías, el caso James es cada vez menos caso. Al menos en lo que se refiere a su salida. Asunto distinto será las vueltas que pueda dar su suplencia o titularidad en los próximos días y, con ellas, su felicidad o tristeza, sus palabras o sus silencios.

MÁS EN MSN

-La última bala de James Rodríguez

-Zidane se posiciona en la guerra Pepe-Real Madrid

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon