Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Abracadabra'... y el tridente hizo desaparecer al Arsenal

SPORTYOU SPORTYOU 24/02/2016 Marc Fuster
'Abracadabra'... y el tridente hizo desaparecer al Arsenal © Getty Images 'Abracadabra'... y el tridente hizo desaparecer al Arsenal

"Les digo 'Abracadabra', sale la energía y fluye la magia", resumía Luis Enrique en vísperas de visitar al Arsenal, cuando le preguntaban cómo hace funcionar al tridente del Barça. Seguramente no fue esa la instrucción del técnico en el descanso, tras 45 minutos igualados y con ocasiones para ambos bandos. Lo que sí sucedió fue lo segundo: Neymar, Luis Suárez y Leo Messi decidieron el partido y casi la eliminatoria con dos goles del argentino, en los minutos 70 y 82.

Los tres delanteros se divierten como niños y divierten al espectador. Sus 93 goles y 44 asistencias esta temporada acreditan su efectividad y potencial. En el Emirates Stadium dejaron claro que su capacidad anotadora puede destrozar a cualquiera. Las jugadas entre los tres se sucedieron durante toda la noche, y hasta en tres ocasiones pudo subir al marcador un gol elaborado y rematado por alguna de las puntas del tridente. Suárez cabeceó fuera por poco un remate de los que no suele perdonar, y luego se estrelló en el poste. Neymar puso a prueba a Cech nada más empezar el segundo tiempo.

Cuando más apretaba el Arsenal y las paradas de Ter Stegen salvaban al Barça, los magos recurrieron al conjuro para salir de la caja de once candados que había preparado Wenger. Neymar inició un contraataque de manual desde su campo, Suárez le regaló el balón de vuelta y el brasileño encontró a Messi solo frente a Cech. El 0-1 rompió el partido y al Arsenal, que se había desfondado hasta entonces. "Sabíamos que no iban a poder aguantar todo el partido", explicó Messi. El Arsenal quedó partido en tres mitades, como si del truco de las espadas se tratara.

El gol tuvo cierto efecto liberador para Messi, que nunca había batido a Cech en seis partidos. Además, se sacó la espina desde los once metros después del penalti fallado en 2012 ante el Chelsea, que dejó al Barça fuera de la final de la Champions. Aquel día, el gigante checo de 1,98 se agrandó ante el 10 azulgrana, que envió el balón al larguero. Esta vez, el 0-2 pone al Barça con pie y medio en los cuartos. En Londres no hubo más hechizo que el azulgrana. Si la carta que están pensando es el tres de corazones, no duden que ellos ya se la han acertado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon