Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ahora, tranquilidad

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/05/2014 Javier G. Gómara

Podía pasar. Y pasó. El Atlético se reencontró con el amargo sabor de la derrota. No fue en su peor partido del curso, ni ante el rival que más se jugaba, ni en el encuentro que menos ocasiones generó, ni con un buen arbitraje. Pero perdió. Desde el primer momento se veía que no iba a ser el día del Atlético. Primer ataque del Levante, córner, y gol en propia puerta de Filipe. Un aviso de lo que vendría después. Una primera parte para olvidar, y un buen segundo acto, presididos por un denominador común: Keylor Navas. Lo paró todo.

El caso es que el Atlético agotó el cupo de pinchazos que tenía para seguir dependiendo de sí mismo. La derrota cayó como un jarro de agua congelada en los aficionados rojiblancos, que ya se veían camino de Neptuno. Tocará recomponerse y cargar las pilas para recibir al Málaga en el Calderón, porque ya si que no se puede fallar. Mal harían estos desolados seguidores en dejarse llevar por la decepción y ver todo perdido, por no hablar de los que empiecen a nombrar al ‘Pupas’. Recuerden que el Atlético sigue dependiendo de sí mismo para alzarse con el campeonto. Algo que no le sucede ni al al Barcelona, ni al Madrid ni siquiera haciendo los deberes... Esa es la única realidad y aunque la Liga se ha apretado, el Atlético sigue teniéndola al alcance de la mano. Que los colchoneros no lloren y que los demás no rían todavía, que estas dos semanas se van a hacer muy largas. Ahora más que nunca, jugadores y aficionados deben seguir por el camino del ‘partido a partido’. Sólo así se podrá culminar eso por lo que tanto ha trabajado este equipo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon