Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Ahora yo muevo las fichas"

Marca Marca 29/04/2014 Fernando Llamas
Photo © Proporcionado por marca.com Photo

Minúsculo. En el escenario que le buscó Telefónica en Bogotá, pocas horas antes de que Nairo Quintana despegara en dirección a España, el escalador colombiano parecía insignificante. Pero la presencia de tantos periodistas delante de un héroe nacional que partía a conquistar el Giro de Italia identificaba su grandeza.

Él devolvía palabras de peso y altura, sin esquivar pregunta alguna. Con frescura y un conocimiento que no aparenta. Lo sabe casi todo, pero se empeña en seguir aprendiendo. Terminó la ronda de agradecimientos con dos últimas palabras a toda Colombia: "Recen mucho".

Aunque en realidad, Nairo Quintana, de 24 años, no va a competir en ningún lugar desconocido sino a un país, Italia, que ya lo espera como gran favorito de su Giro. Y que él ha querido conocer más a fondo este año, participando en semiclásicas como Roma Máxima, o en la Tirreno-Adriático (2º) e inspeccionando algunos escenarios de la gran ronda rosa, como el Zoncolan.

"Pero solamente pude hacer cuatro kilómetros del Zoncolan, ya que estaba cubierto de nieve. Mis directores y compañeros que lo conocen me han dicho que la subida es siempre igual de dura", explicó. Aunque matizó que había estado en las pruebas italianas "porque está bien lo que te cuentan, pero no es como estar ahí". Por lo que conoce, la del Zoncolan "es la etapa que más me gusta".

"Ahora espero tener suerte. La preparación ya está hecha. La idea es pelear por el título general", subrayó. "Y si no terminamos entre los tres primeros será un poco frustrante. Pero soy joven, estoy aprendiendo y voy a seguir cada día haciéndome para llegar un día al Tour de Francia con más capacidades".

"No ganar el Tour sería más frustrante"
Lógicamente, se le sigue preguntado por la decisión del equipo de apartarlo del Tour en 2014. Como siempre ha dicho, pretendía correrlo, pero ha comprendido en parte la decisión. "Pienso que ganar el Tour de Francia no es fácil, es la carrera más bonita. Pero voy a ir paso a paso, con tranquilidad. Lo podríamos ganar, pero también tenemos que ser realistas. No ganarlo resultaría más frustrante para mí y para la gente. Con el tiempo tendré todavía más ganas de prepararlo mejor y llegar mejor preparado".

Rol de papá
El segundo clasificado del Tour 2013 ha estado entrenándose en Colombia todo este mes, hasta hace pocos días con el vizcaíno Jonathan Castroviejo, "subiendo puertos a altitud de 3.300 metros" y realizando "series específicas, simulando etapas del Giro y etapas contra el reloj". Por eso apenas le ha dado tiempo a ver "poco más que el estado de las carreteras" de su país y concretamente en los alrededores de Tunja.

"Por eso ha sido complicado disfrutar de mi hija, una niña hermosísima. He llevado una preparación muy exigente y siempre con el riesgo de llegar a casa y no poder descansar bien, pero tengo suerte porque se porta muy bien", dijo entre sonrisas de los periodistas colombianos, que le preguntaron por sus habilidades con los pañales. "Se me da bien", respondió. "Me gusta el rol de papá, aunque tampoco he cambiado muchos. Me están ayudando mucho en casa".

Líder del equipo
Mucho más interesante es cómo se ve en su papel de líder de un gran equipo. "Estoy entrenándome también en ese aprendizaje de ir a carreras como un líder sólido. He tenido que manejar el equipo en carreras con los mismos compañeros que me rodearán en Italia. Antes me decían vaya allí, o ande allá. Ahora soy yo quien mueve las fichas. Y he mejorado en eso, pero día a día aprendes cosas que pensabas que sabías, pero en realidad, no".
"Entrenar para llegar a ser líder del equipo no es fácil, pero hay que hacerlo cuando se tienen buenas piernas. Hay que aprender de los compañeros y de la gente del equipo para que todo venga de la mano", había expresado Quintana a lo largo la conferencia.

Rivales
"Joaquím Rodríguez es posiblemente mi máximo rival", se arrancó Quintana. "Se que ha tenido dificultades en las Ardenas, dos caídas, pero sin consecuencias. Va a estar muy bien".
"Rigoberto [Urán] estará muy fuerte. Se ha entrenado bien y va a ser un competidor muy a tener en cuenta". Y por si le cabía a alguien alguna duda: "Es colombiano, sí. Pero rival, corremos en equipos distintos".
"Cadel Evans ha sido bastante superior a muchos otros rivales y ha ganado en el Trentino. Sabe hacer las cosas muy bien", citó Quintana.
"También tengo en cuenta a [Domenico] Pozzovivo, del Ag2r, que se ha mostrado en forma en el Trentino y también con una buena clasificación en Lieja", añadió Nairo Quintana, antes de advertir de que espera "otra novedad, un corredor que no se le espera, pero que llegará muy fuerte al Giro".

Ganar y perder el Giro
Nairo Quintana diseccionó las partes trascendentes del Giro de Italia que comienza en Belfast el 9 de mayo. "Se puede perder en la primera semana, en la que hay que estar muy atento. Nos meteremos por carreteras estrechas y se va a ir muy rápido con el peligro que eso lleva", indicó. "Y se puede ganar en las tres contrarrelojes y en la última semana de la gran montaña", añadió el colombiano.

Colombianos
Ante la posibilidad de que el Giro termine con dos colombianos en el podio final, Quintana dio a sus paisanos permiso "para soñar lo que nos llegue a la imaginación y, por qué no, en un podio colombiano. No estamos lejos. Rigoberto fue segundo el año pasado y también veo a [Julián] Arredondo muy fuerte. Y no hay que olvidar al Colombia-Coldeportes, que ganará alguna etapa de montaña. Hay que soñar, porque no cuesta nada".
Mostró su satisfacción por la participación de 15 colombianos en el inminente Giro de Italia. "Lo más importante es trabajar con los jóvenes para que haya garantía de futuro". Y, así como si no dijera nada, remató: "Es de lo que hablamos siempre y nadie atiende".

Oportunidades para Dayer
Desde este año, el hermano pequeño de Nairo, Dayer, corre en el Movistar. Y según el jefe de filas, con buen rendimiento. "Ha hecho grandes carreras, ha sorprendido incluso a la gente del equipo, porque ha hecho más de lo que esperaban. Ahora regresa a Colombia después de un calendario muy duro, con carreras como la Milán-San Remo. Espero que le den una segunda temporada y oportunidades para ir a carreras sin tener que trabajar y comprobar hasta dónde llega".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon