Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alzamora: "Los Márquez tienen gran facilidad para los récords"

AS AS 17/06/2014 Mela Chércoles

—Sé que le gusta mantenerse en un discreto segundo plano, pero al solicitarle esta entrevista tras la victoria de los hermanos Márquez en Montmeló me ha dicho que esta vez no podía decirme que no… ¿Por qué?

—(Se ríe). Porque lo vivido en Montmeló fue muy especial, porque la relación que tengo con los hermanos Márquez va mucho más allá de la de mánager, es de muchos años y son chavales muy jóvenes a los que les tienes mucho aprecio y estima. Con ellos he vivido momentos buenos, malos, con lesiones… Marc nos tiene malacostumbrados a todos, pero ver cómo su hermano, Álex Márquez, está creciendo muy, pero que muy bien, profesionalmente, deportivamente y dando unos pasos de gigante hace que en un día así no le pueda decir que no.

—La historia de Marc es más conocida y siempre tuvo muy claro, pese a ser muy chiquitín cuando empezaron juntos, que iba para piloto importante. ¿Cuándo supo que en Álex también había madera?

—Álex Márquez ya destacaba en las copas de promoción del RACC y en el Campeonato de España de 125cc, y ha ido creciendo de una manera muy rápida también, porque sólo tiene 18 años. Fue importante que se quedara un año más en el CEV para llegar más formado al Mundial y ahí ha demostrado que tiene un gran talento, porque todas las oportunidades que ha tenido por delante las ha aprovechado. Este año está haciéndolo otra vez y eso que había tenido mala suerte en las dos carreras anteriores, así que verle ganar en Montmeló el día que también lo hace su hermano es un día especial para mí.

—¿Sabía que es la primera vez en los 65 años de historia mundialista que dos hermanos ganan en un gran premio el mismo día?

FELICIDAD POR PARTIDA DOBLE. Marc y Álex Márquez, el pasado domingo en Montmeló tras vencer en MotoGP y Moto3. © REPSOL FELICIDAD POR PARTIDA DOBLE. Marc y Álex Márquez, el pasado domingo en Montmeló tras vencer en MotoGP y Moto3.

—¿Ah, sí? (Sonríe). Los Márquez tienen facilidad para romper los récords. Fue un día muy especial, por ganar los dos y por ganar en casa, en un circuito en el que los he visto crecer desde pequeñitos, desde las copas de Pre GP, que es un paso antes del Nacional. Va pasando el tiempo y ellos dos van haciendo paralelamente su carrera consiguiendo triunfos. Eso es muy bonito, para la familia y los aficionados. Marc lleva conmigo desde los doce años y Álex desde los doce o trece. (Ahora tienen 21 y 18).

—¿Cómo explicaría la clave de su éxito?

—El éxito es que este deporte para ellos es su trabajo y su pasión, dedicándole muchas horas. Tienen una capacidad de sacrificio y una dedicación que hacen que se entrenen más de lo que se hace en este paddock. Y eso sumado a una familia muy unida, con un mismo objetivo y que les hace sentirse muy arropados. Todo eso hace que marquen esta diferencia.

—¿Qué es lo que más le gusta de ellos como pilotos y como personas?

—De los dos me gusta que, por encima de todo, son muy buenas personas y gente muy humilde, que se acercan bastante a los valores que he tenido yo en la vida y que se los han transmitido tanto Julià como Roser (sus padres). Eso me gustó desde el primer momento. Para trabajar con deportistas, si no tienen la misma filosofía que tú es complicado. Su principal virtud es ésa: lo trabajadores, humildes y buenas personas que son. Se trabaja muy a gusto con ellos, lo que no quita que se mezclen los momentos buenos y malos, pero siempre con el objetivo de luchar.

—¿Será posible verlos algún día juntos en el box del Repsol Honda de MotoGP? En el micrófono de T5 me dijo que “Álex va camino de ello”.

—Todo proyecto cuando empiezas con un chaval tiene como objetivo llegar a lo más alto, y el Honda Repsol es eso. Marc ha perseguido mucho la suerte para llegar donde está, porque la suerte no viene sola, y Álex se lo está trabajando para merecerse esta plaza algún día. Pero de lo que más orgulloso estoy es de que Álex Márquez se está ganando un respeto en el paddock y un nombre propio.

—Marc ya se sabe que seguirá dos años en el Repsol Honda. ¿Qué pasará con Álex?

—Ahora hay que saborear lo que vivimos, porque se está consagrando en Moto3 y habrá que ver más adelante qué hacer. Somos de la filosofía de crecer paso a paso. Aún es pronto y se ha de centrar en las once carreras que quedan, porque el Mundial está muy abierto, está trabajando muy fuerte y tenemos una moto muy competitiva. Antes de pensar en subir a Moto2 hay que centrarse a tope en las cinco carreras que vienen que serán clave para el futuro.

—Felicidades de corazón.

—Muchas gracias.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon