Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Amargo set de Alemania

AS AS 06/06/2014 Miguel Ángel Calero

Alemania tuvo ayer varias buenas noticias y una muy mala. Goleó muy fácil a Armenia, sobre todo cuando su débil spárring amenazó con dar la sorpresa (llegó a empatar de penalti en el 68’), volvieron a jugar Lahm y Schweinsteiger, que salían de una lesión, y dio un baño de optimismo a su afición de cara a Brasil. Tras el inicial tanto de tacón de Schürrle y el empate de Armenia, marcó cinco goles en los últimos veinte minutos de partido, donde fue un vendaval. El delantero de la Lazio Miroslav Klose marcó el cuarto de los alemanes y se ha convertido en el máximo goleador de la selección alemana, con 69 dianas, superando a Gerd Müller.

Esta felicidad, paradójicamente, llegó tras la jugada desgraciada de la noche. Una intrascendente, un intento de robo de balón en el centro del campo, en la que se lesionó Marco Reus. Pareció un castigo para la estrella alemana. Llevaba una bota de cada color: una rosa y la otra, azul. Como Weidenfeller, ayer sustituto del lesionado Neuer. Por lo visto, se ha puesto de moda.

Reus se dobló el tobillo izquierdo por completo en el minuto 42 y salió del campo sin apoyar el pie. Se lo llevaron a un hospital para hacerle pruebas. La pinta era que podía ser grave y perderse el Mundial. Y eso que antes de lesionarse había sido el mejor de Alemania. Sólo Mkoyan y el portero Berezovsky evitaron que hiciera dos goles cantados.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon