Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Amor sin retorno

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/06/2014 David Bernabeu

Cuando Miguel Rico lanzó en MD la casi confirmación del adiós de Cesc, lo primero que hice fue lamentarlo. Lamentarlo mucho. No sobran en el mercado centrocampistas llegadores de su nivel y si el club da con uno de ellos deberá pagar, en algunos casos, mucho más dinero del desembolsado por el '4' azulgrana y que tanto molestó a ese sector de la grada que jamás le perdonó que se fuera siendo adolescente. En febrero -no hace demasiado-, Fábregas lucía el cartel de mejor pasador de Europa y sus números, tanto en goles como en asistencias, superaban los de todo el centro del campo del Madrid. De eso, hoy ya nadie se acuerda. Baste añadir que se convirtió en el cuarto goleador del equipo.

En sus tres temporadas, Cesc ha triplicado en goles y en pases definitivos a Xavi e Iniesta, demostrando su capacidad para versatilizar registros en la zona ancha. Xavi organiza, Iniesta desequilibra, Cesc pasa, llega y mete. No había duda sobre su condición de futbolista distinto a los demás y ese perfil que venía a garantizar la vigencia y la evolución del modelo. En realidad, fue eso lo que motivó su compra, además de su facilidad camaleónica para adaptarse al falso nueve, en ausencia de Leo Messi. Por supuesto, a Cesc le ha faltado regularidad - como a muchos otros - y tener el don de decantar algunas de las citas decisivas. Pero ni su rendimiento en un Barça que ha sido un poco peor cada año ni la tozudez que mostró ante el Arsenal por venir, plantándose ante su propio padre deportivo, Arsène Wenger, merecían el trato que ha recibido.

Al final, su adiós completa todo un dato: en dos años, el club pierde a Thiago y a Cesc. Debían ser la media del futuro y salen por la puerta de atrás. Algo sucede. Algo se escapa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon