Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Arbeloa y Casillas firman la paz

El Economista El Economista 10/05/2016
La llegada de Mourinho al banquillo blanco precipitó la ruptura de la relación entre Casillas y Arbeloa. © Reuters La llegada de Mourinho al banquillo blanco precipitó la ruptura de la relación entre Casillas y Arbeloa.

Álvaro Arbeloa e Iker Casillas eran, hasta hace no mucho tiempo, enemigos en un mismo vestuario, futbolistas que apartaban sus rencillas para perseguir el bien colectivo de su equipo, del Real Madrid. Con la salida del portero rumbo al Oporto, muchas eran las voces que pensaban que las tensiones, lejos de relajarse, se consolidarían, toda vez que ese objetivo común se evaporaría. La realidad, ha sido distinta. Poco a poco, paso a paso, se han ido acercando y aunque no se puede decir que sean amigos íntimos, sí que se puede afirmar que algo entre ambos ha cambiado. Al menos, los dos, Arbeloa y Casillas, parecen haber firmado la paz. La época de los ataques cruzados forma ya parte del pasado.

Lo demostró en primer lugar Iker Casillas. El guardameta del Real Madrid dio una lección al mismo Arbeloa al lanzarle un guiño y aplaudir su carrera aprovechando el homenaje que el pasado domingo recibió el defensa por jugar su último partido en el Santiago Bernabéu. Algo que, por cierto, Arbeloa no hizo en su día cuando Casillas dejó entre sollozos el Real Madrid para emprender rumbo a Portugal.

"Está claro que hay que agradecerle [a Álvaro Arbeloa] todo lo que ha hecho por el club. Un canterano que tuvo marcharse para demostrar que tenía calidad para volver al Real Madrid. Está claro que todo jugador que juegue en el Real Madrid se merece esas despedidas, con los compañeros, con la gente. Está claro que hay que darle las gracias por lo que ha hecho en el Real Madrid y desearle suerte en la nueva etapa que se abre en su vida", afirmó en un vídeo en Facebook, ya en la madrugada del domingo al lunes el propio Casillas.

Anoche, también de madrugada, Álvaro Arbeloa recogió el guante de su ex capitán y también le tendió una mano sincera, de paz. En una entrevista concedida a El Larguero, le agradecía sus palabras de reconocimiento. "Estoy agradecido a Casillas porque no tenía necesidad de hacerlo y si lo ha hecho es porque lo ha sentido y más a estas alturas que puede decir lo que quiera", comentó.

Una declaración tras la que llegó otra más sorprendente. Arbeloa reconoció, aunque fuera de forma indirecta, que, aquella famosa conversación entre el portero y los capitanes del Barça (Puyol y Xavi) fue beneficiosa, a la larga, para solucionar los conflictos entre Real Madrid y Barça. Una declaración más que relevante teniendo en cuenta que él, Arbeloa, se colocó entonces del lado de Mourinho, del lado de los que, de puertas para adentro, no aprobó aquella llamada de teléfono aunque ahora le reste importancia.

"No hubo problemas después de la llamada de Iker a Xavi. Ganamos esa Liga y seguimos con normalidad. Se ha dado demasiado bombo a algo que nosotros no le dimos mucha importancia. Lo que molestó yo creo es que se hiciera pública. A mí me dio igual. Yo me enteré por la prensa. Yo no le pregunté nada. No le di importancia", comentó.

Sea como sea, esta declaración ayudará a rebajar tensiones. "Tengo la suerte de que no soy rencoroso porque te destruye a ti mismo y la relación con Casillas es de respeto", admitió el defensa.

MÁS EN MSN

-"¿Piqué? Defendí al club e intenté que no nos pisotearan"

-Los memes, despiadados con Arbeloa en su adiós al Madrid

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon