Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así busca Zidane la suerte

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 11/12/2016 Pepo Miguélez
Así busca Zidane la suerte © Getty Images Así busca Zidane la suerte

La suerte es de quien la busca, y si se califica de afortunado a alguien estos días es Zinedine Zidane. Desde que ocupa el banquillo del Real Madrid, el técnico francés ha visto en numerosas ocasiones cómo su equipo rescataba puntos en el tramo final del encuentro. Basta tomar como ejemplo los dos últimos encuentros ligueros, ante Barcelona y Deportivo. "Tengo suerte, ya lo pensaba cuando jugaba", reconoció el mismo entrenador, con un punto de ironía.

No obstante, esta 'flor' que acompaña a Zidane desde su llegada al Bernabéu no es fruto de la casualidad. Cuando se agota el tiempo y el resultado es desfavorable, Zidane se remanga y decide cambiar su dibujo. Es su particular manera de llamar a la suerte.

Ante el Deportivo, optó en primer lugar por dar entrada a Lucas Vázquez por Asensio, lo que dio profundidad y velocidad a la banda derecha, con la intención de hincar el diente desde el costado a la defensa blanquiazul. No obstante, fue con el cambio de Mariano por Isco cuando optó por cambiar el sistema táctico, pasando a jugar con dos delanteros centros.

Ya como último recurso, y viendo que los goles no llegaban, Zidane se vio obligado a tomar medidas desesperadas: pasó al 3-2-5. Marcelo entró en lugar de Danilo y ocupó el costado izquierdo y junto a Lucas, desde el contrario, filtraban centros a Morata, Ramos y Mariano, que esperaban pescar algún balón como sucedió en el empate a dos. Mientras, Nacho, Casemiro y Pepe defendían la zaga y Kroos y James distribuían el juego desde el centro del campo.

Sin embargo, y como viene sucediendo en la reciente historia del Real Madrid, el auténtico arma contra de los minutos de la agonía no se encuentra en las variaciones tácticas del técnico. Un balón parado en el descuento y con Ramos al acecho, es suficiente para poner fin a los muros más infranqueables.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon