Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así es Mister Lujuria, el sustituto de Conte

SPORTYOU SPORTYOU 05/10/2016 David de la Peña
Así es Mister Lujuria, el sustituto de Conte © Getty Images Así es Mister Lujuria, el sustituto de Conte

El primer gran éxito de AntonioConte en los banquillos se certificó en mayo de 2009. El actual técnico del Chelsea logró el ascenso a la Serie A con el Bari, justo el día que se celebraba la festividad del patrón de la ciudad; San Nicola. Conte, nacido en Lecce y canterano del club, cometió entonces la 'fechoría' de ascender al gran rival del equipo que le vio nacer. Un hito -el club pugliese llevaba ocho años buscando ese objetivo- que le sirvió para entrar en el corazón de los aficionados, que tuvieron que soportar el golpe de ver cómo el técnico dejaba su cargo sólo un mes después del ascenso. El motivo: la falta de fichajes para competir en la Serie A.

Ese fue el contexto en el que GiampieroVentura relevó por primera vez a AntonioConte. El nuevo entrenador, eso sí, comenzó desde su primera rueda de prensa a ganarse a unos tifosi que miraron su incorporación con cierto recelo, puesto que se convirtió en ídolo absoluto del Lecce después de que en 1997 lo llevase a la Serie A tras dos ascensos consecutivos. "Entreno por lujuria" (en italiano, libidine) dijo en su presentación. A partir de ese día empezó a ser conocido como "Mister Libidine". Aquel Bari fue uno de los equipos revelación de la Serie A, salvándose de forma holgada y acabando la temporada en un meritorio décimo lugar, liderado por la pareja de centrales formada por dos jóvenes LeonardoBonucci y AndreaRanocchia.

Torino, su lugar en el mundo

El segundo curso en el Bari fue muy decepcionante, y tras una mala racha de resultados acabó siendo despedido en el mes de febrero. Sin embargo, su gran recorrido en el fútbol italiano y el haber elevado su estatus con una primera campaña soberbia en 'los gallos', hizo que un histórico como el Torino confiase en él para volver a la élite. En la escuadra granata, Ventura tendría el proyecto más estable de su carrera (2011-2016).

En su primer año logró el ansiado ascenso a la Serie A, y la cúspide de su rendimiento en el Torino fue la temporada 2013/2014, dejando al equipo séptimo clasificado y disputando el año siguiente la Europa League.  Ventura diseñó entonces un equipo muy dañino al contragolpe, con un sistema de tres centrales y todo el protagonismo para CiroImmobile y AlessioCerci, que jugaron la que hasta el momento es la mejor campaña de sus carreras.

¿Cuál es el libro de estilo de Giampiero Ventura?

Un buen gestor de grupo, que no está encasillado en un estilo concreto y que a lo largo de su carrera ha demostrado buen tacto para potenciar las cualidades de sus jugadores. Cuando recaló en el Bari le dio continuidad a la idea de AntonioConte. El equipo llegaba de la Serie B acostumbrado a jugar con dos delanteros y dos hombres de banda capaces de ofrecer desborde, y en el curso del regreso a la Serie A, Ventura tomó la decisión de no hacer ningún cambio relevante.

Quizás se le podría acusar de poco intervencionismo, pero en el Torino demostró también saber virar el volante en el momento adecuado. Esa idea del 4-2-4 -como le definían en Italia- la llevó a Turín, aunque ya en el tramo final de su segundo año 'copiaría' el modelo que AntonioConte estaba poniendo de moda en la Juventus. El equipo pasó a jugar con tres centrales -con Glik como jefe de la zaga-, y con Cerci e Immobile en punta el cuadro granata cuajó una temporada fantástica.

El segundo relevo a Antonio Conte

Después de cinco años en el Torino, la federación italiana tomó la decisión de elegirle como sustituto de Conte, como ya ocurriera con el Bari años atrás. "Experiencia, cualidades morales y buena gestión de grupo", aseguró CarloTavecchio, presidente de la federación, el día de su presentación. Si a eso añadimos que en el Bari supo darle continuidad al modelo de Conte, y que su Torino, en cuanto a modelo de juego, tenía claras similitudes con la selección italiana que había funcionado durante la Eurocopa, podemos terminar de encontrar los motivos de su elección.

Como cabía esperar, GiampieroVentura no hizo cambios drásticos con respecto a lo visto en la etapa de Conte en la selección italiana, y frente a Israel vimos una idea muy similar. El 5-3-2, la defensa de la Juve -Buffon, Barzagli, Bonucci, Chiellini- y la pareja de puntas formada por Eder y Pellè, fueron la base del exitoso debut, en el que la Nazionale ganó por 1-3. En cualquier caso, hay matices que el nuevo seleccionador irá incorporando, a pesar de que esta Italia pretenda ser muy similar a la vista durante la cita de Francia.

El sello Ventura

Las dos primeras cuestiones que debe resolver Ventura es hacer hueco a Verratti y Marchisio, dos de los mejores jugadores del país que tuvieron que perderse la Eurocopa por lesión. A Verratti ya le dio los mandos frente a Israel, y en el momento en el que Marchisio vuelva a estar en forma, cabe esperar que tendrá sitio en uno de los tres puestos de medio campo.

Una de las apuestas más llamativas en esa zona ancha en el debut frente a Israel fue la titularidad de GiacomoBonaventura, que no estuvo en la Eurocopa. El jugador del Milan -a pesar de que Montella le esté ubicando también en esa posición de interior izquierdo- destacó las dos últimas campañas en el cuadro rossonero como jugador de última línea, de modo que puede decirse que, al menos en el único partido que tenemos como referencia, Ventura tomó la decisión de tener algo más de agilidad con balón y un registro ligeramente más ofensivo.

El otro punto relevante es que, a pesar de que la titularidad en el primer encuentro fue para Eder y Pellè, Immobile -uno de sus chicos en el Torino- ya tuvo minutos y anotó un tanto, mientras que en esta convocatoria ha entrado Belotti, también jugador del cuadro grana y con el que ya coincidió la temporada pasada. En ambos casos atacantes profundos, móviles, veloces e incisivos, un registro que, quizás, le faltó a la Italia de Conte en la pasada Eurocopa.

Ventura, un tipo sin el caché internacional de otros grandes entrenadores, pero con una laboriosa trayectoria a sus espaldas. Buen gestor de grupo, aunque de sangre caliente si es necesario, y con el enorme reto de devolver a la selección italiana al lugar al que por historia merece. "Entrena por lujuria", y a la azzurra, cuando se ha dejado llevar por la pasión, nunca le ha ido mal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon