Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Asignatura aprobada para la Real

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/06/2014 Ainara San Cristóbal

Vuelve a ser importante. Ander Herrera vibró a las órdenes de Marcelo Bielsa en su primera campaña como león, pero un año después, condicionado como el resto del equipo por los problemas extradeportivos además de la pubalgia que le obligó a pasar por el quirófano a principio de curso, no pudo convertirse en la piedra angular del juego bilbaíno para conectar ese fútbol que les había llevado meses atrás a las finales de Copa y Europa League. Para colmo, seguía con la asignatura pendiente del gol en la cabeza. Dos problemas que ha superado en la primera campaña bajo la batuta de Valverde, recuperando el protagonismo en las combinaciones bilbaínas y batiendo de largo su mejor registro realizador con cinco dianas en la Liga BBVA.

Y eso que la temporada no empezó nada bien para el bilbaíno. En las últimas horas del mercado de verano, el Manchester United le hizo pensar que ejecutaría los 36 millones de su cláusula de rescisión. Incluso envió a varios emisarios a la sede de la Liga, con aparente intención de llevar a cabo la operación. Finalmente, no se concretó y el club británico dejó a Herrera en una situación comprometida en Bilbao. Ese día, por la mañana, Valverde le había dejado en el banquillo del Bernabéu (3-1) sin disputar un solo minuto. Había sido titular en las dos primeras jornadas. "Si esa decisión hubiese tenido que ver con la oferta del Manchester, no le hubiera vestido porque teníamos más jugadores disponibles", expresó, antes de reconocer que "no sé lo que va a ocurrir, pero mi impresión es que no va a pasar nada y que va a seguir con nosotros".

Así fue. Y Txingurri, que se había marcado el reto de recuperar su mejor versión al igual que con Muniain, supo exprimir sus cualidades en beneficio del equipo. Aunque también pasó algunos altibajos que le llevaron al banquillo en ocasiones puntuales ante la alta competencia en la medular.

Clave en la recta final

Herrera regresó al once en la cuarta jornada, una vez resuelto el lío con el United. En el estreno ante el Celta en San Mamés. En Cornellà, en cambio, salió en la segunda parte. Valverde seguía haciendo pruebas para dar con el centro del campo que necesitaba para desarrollar su propuesta tanto en Bilbao como a domicilio. Y en un par de meses terminó de perfilar el triángulo: Iturraspe, Mikel Rico y Herrera. El 'descartado', tras la lucha a dos bandas por un hueco con el de Arrigorriaga y el exzaragocista, fue Beñat.

Antes de llegar a esta conclusión, eso sí, Herrera vivió algunos momentos de incertidumbre. En la victoria por 2-0 sobre el Villarreal en San Mamés se quedó en el banquillo, sin quitarse la sudadera, por decisión técnica. Igual que en la derrota del Calderón (2-0) y en la remontada sobre el Levante (2-1). Un mes, desde finales de octubre a principios de noviembre, en el que el míster le demostró que no se casa con nadie y que su puesto en el once dependería del nivel ofrecido en esa dura competencia entre centrocampistas.

A partir de ese momento, desde la victoria en Málaga (1-2) del 25 de noviembre, encadenó la friolera de 17 jornadas consecutivas en el equipo inicial, en las que marcó sus dos primeros goles. Y a la 18 salió para cumplir sanción por la quinta amarilla que vio en Elche (0-0). Regresó con fuerzas al once en el Ciutat de Valencia para quedarse hasta el final. Siete jornadas en las que sumó tres tantos más, para situarse en cinco -su mejor marca anterior en la Liga eran dos, con el Zaragoza-, y fue clave en la consecución del cuarto puesto y el billete para la previa de Champions. De hecho, dos de esos tres tantos los logró en los trascendentales choques ante el Sevilla en San Mamés (3-1) y el Rayo (0-3) en Vallecas.

"El míster nos lleva insistiendo mucho todo el año. Iker también ha mejorado mucho con respecto al año pasado, yo llevo cuatro, y a ver si logro alguno más. Porque tiene razón Ernesto, tenemos buenos centradores y podemos hacer goles", manifestó tras vencer a los de Emery, cuando reconoció que la puntería de cara a puerta "es una faceta que entreno y con la que intento crecer"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon