Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barça-Real Madrid: La afición blanca pierde el señorío

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/04/2014 Manel Bruña

La final de la Copa del Rey dicen los jugadores que es el partido más bonito del año por el ambiente que se crea en el campo. Y así era ayer en Mestalla, con las lógicas pullas entre las dos aficiones que, aunque irrespetuosas muchas de ellas, entran en lo que ahora mismo se puede ver en un campo del fútbol.

Aunque reprochables esos cánticos contra el equipo contrario, lo que no se puede permitir y la Federación y el propio Real Madrid deberían tomar cartas en el asunto son lo que la afición blanca hizo con Neymar y Alves. Todo arrancó en la jugada entre el brasileño y Coentrao.

Ahí, la mayoría de los aficionados madridistas no dudaron en imitar el aullido de un monto dirigido a Neymar cada vez que éste tocaba el balón. Un claro gesto racista al que alguien, empezando por el árbitro, debería haber puesto freno.

Lejos de eso, los seguidores blancos siguieron con esa actitud, pero esta vez cambiando al protagonista. El elegido fue Dani Alves, al que no sólo le hicieron el aullido del mono sino que le dijeron de todo menos bonito en la recta final del encuentro.

Sin duda alguna, una actitud lamentable de la afición del Real Madrid que nada tuvo que ver con la del Barça, que empezó mandando en el campo antes de comenzar el encuentro y que, al principio, no dudó en centrar sus cánticos en cuestiones más políticas que futbolísticas. Fueron respondidos por los blancos en un cruce de cánticos que era más que previsible.

Como también lo era la pitada que el sector azulgrana le dedicó al himno de España. Fue un momento de mezcla de silbidos y el famoso 'lorolo' que llegaba del sector blanco que, por otro lado, ganó en las gradas de Mestalla.

No por mucho, es cierto, pero se veía más blanco que azulgrana en los sitios destinados a las entradas de patrocinadores y en tribuna. A pesar de eso, los aficionados del Barça que acudieron a Mestalla se hicieron oír mucho más que los blancos incluso después del gol de Di María. Se repusieron del mazazoy animaron a los suyos, especialmente a Messi. Sin embargo, se fueron enfriando conforme avanzaban los minutos y veían que el gol de Barça no llegaba.

Todo cambió con el empate de Bartra que reactivó al Barça y a la afición que volvió a mandar en Mestalla confiando ciegamente en los suyos que estaban siendo superiores al Madrid.

Sin embargo, el gol de Bale volvió a ser demasiado castigo para los seguidores y el equipo que lo intentó hasta el final e incluso se llegó a cantar el gol de Neymar que el poste evitó.

Al final, a pesar de los esfuerzos, los azulgrana que fueron a Mestalla se quedaron con el sabor amargo de la decepción. Aunque los que perdieron de verdad, fueron los blancos con sus actitudes racistas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon