Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barcelona-Flensburg y Veszprém-Kiel, a la conquista de la corona europea

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 29/05/2014 EFE

David Moldes

Colonia (Alemania), 29 may (EFE).- FC Barcelona-SG Flensburg-Handewitt y MKB MVM Veszprém-THW Kiel serán las semifinales de la fase final de la Liga de Campeones de balonmano, que tendrán lugar este sábado en el Lanxess Arena de Colonia.

La primera semifinal, que enfrenta a los campeones de la liga húngara y alemana, se presenta como la más igualada, pese a que el Kiel contará con el respaldo de la mayoría de los aficionados y es un especialista en este tipo de torneos, ya que ha estado presente en seis de las últimas ocho finales continentales.

El Vezsprém, dirigido por Antonio Carlos Ortega, no ha tenido un camino fácil hasta Colonia, pues en octavos se enfrentó al Wisla Plock polaco de Manolo Cadenas y en cuartos al poderoso PSG Handball francés.

En frente estarán las "Zebras" de Kiel. Con una filosofía de juego muy marcada, el equipo dirigido por el islandés Alfred Gislason vive de su trabajo defensivo y de un altísimo ritmo de juego, con continuas transiciones y rápidos saques de centro para desgastar a su rival.

En la segunda semifinal se enfrentarán el FC Barcelona y el Flensburg, quizás el equipo con menos potencial de los cuatro y el que tuvo un camino más fácil en las rondas previas.

Los goles marcados en campo contrario, como en el caso del Barcelona ante los "leones" de Löwen, permitieron a Flensburg eliminar al Vardar Skopje en cuartos de final y clasificarse por primera vez en su historia para la fase final.

Y es que el conjunto del norte de Alemania, que es una mezcla de jugadores alemanes, suecos y daneses, alcanzó dos veces la final de la Copa de Europa con el anterior formato de ida y vuelta, pero ambas las perdió frente al Celje esloveno (temporada 2003-04) y el Kiel (2006-07).

Desde la llegada del sueco Ljubomir Vranjes al banquillo, que en noviembre de 2010 sustituyó a su compatriota Per Carlen, el Flensburg ha ido creciendo, hasta ganar la Recopa de Europa en 2012 y la Supercopa alemana el pasado año.

El bloque de Vranjes crece desde su defensa 6-0, con el sueco Tobias Karlsson y el danés Michael Knudsen en el centro, lo que obligará al ataque azulgrana a tener un alto porcentaje de acierto en sus lanzamientos para evitar que los extremos rivales, sobre todo el danés Anders Eggert, desplieguen su juego de contraataque.

En ataque, el Flensburg cuenta con un gran director de juego, el danés Thomas Mogensen, intermitentes laterales como Holger Glandorf, Weinhold, Ólafur Gústafsson y Drasko Nenadic y una segunda línea de muchos quilates, con los daneses Knudsen (pivote), Eggert y Lasse Svan (extremos).

Su potencial, a priori, no debería ser un obstáculo para que el Barcelona alcanzase su segunda final consecutiva en Colonia, aunque Xavier Pascual, que viene de ampliar su contrato al frente de los barcelonistas hasta el 2017, no se fía y elude el papel de favorito.

Pero quiera o no el técnico azulgrana, el Barça es el máximo candidato a levantar el título continental el próximo domingo. Los fichajes del francés Nikola Karabatic y el macedonio Kiril Lazarov han aumentado todavía más el potencial de un bloque que se jugará en Colonia la temporada.

Sin rival en las competiciones españolas tras la desaparición del Atlético de Madrid, el equipo catalán necesita levantar la Copa de Europa, su gran objetivo, para que el curso no sea catalogado como un fracaso.

Pascual cuenta con una plantilla que asusta. Dos jugadores por puesto le garantizan mantener el nivel competitivo durante los sesenta minutos.

Su mayor enemigo puede estar en que el arbitraje europeo permite en exceso el contacto físico en defensa, un arma que intentará explotar al máximo el Flensburg, sobre todo porque jugará en casa.

La derrota ante el Hamburg en la final del año pasado, donde el Barça sufrió un atasco monumental en ataque y no logró frenar en ningún momento al central Michael Kraus, estará muy presente en una plantilla que se ha conjurado para conquistar la ansiada Copa de Europa.

1010153

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon