Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bendito césped; Bendita locura

SPORTYOU SPORTYOU 04/05/2016 Nacho Palencia
Tercera final de Copa de Europa para el Atleti © Getty Images Tercera final de Copa de Europa para el Atleti

Ese césped húmedo y resbaladizo ha hecho que Antoine Griezmann reciba esa pelota de Fernando Torres - el cuero no se frenó-. Si el césped hubiese sido el del Vicente Calderón - tan seco y tan alto como los hermanos Gasol, el francés jamás hubiese recogido ese esférico para anotar ese histórico gol (entiéndase la ironía). Bendito césped porque aunque el pasto estuviese bien 'regadito' y bien 'rapidito' la 'pelotita' no entró por tercera vez en la portería equivocada. Bendito césped porque Jan Oblak no se resbaló en ninguna de sus intervenciones. Bendito césped porque si hablamos en plural, césped es 'céspedes' como el gran Pancho Céspedes y su mítica canción: "Y esa vida loca, loca, loca...". Loca como el Atleti, como su afición y como sus intrínsecos valores.

Es fácil decir que Diego Pablo Simeone hace un fútbol de 'Cámbiame'- 'Cámbiame' es un cuestionable programa que emite TeleCinco, y que consiste en cambiar la imagen de ciertos personajillos/as-. Lo difícil es reconocer lo que este entrenador hace por su equipo. Su plantilla está unida, sabe sufrir, cree, siente, sueña, interpreta, reproduce, imagina, guerrillea, pelea, lucha e ilusiona. Sobre todo ilusiona.

Mi 'viejo'- como dirían en Argentina- me llamó simplemente para decirme: 'Qué cojones tiene este equipo'. No le importó lo demás, no juzgó, no analizó y no quiso reconocer lo innegociable: El Bayern de Múnich arrolló al Atlético. Mismo mensaje que me mandó mi tio, socio 400 del Atlético y sufridor profesional. Ellos mejor que nadie conservaban esa dichosa final del 74 en la memoria y en 180 minutos de eliminatoria han vencido un obstáculo que se alargó más de lo debido.

El fútbol feo - como diría Xavi Hernández- ganó al bonito. Brad Pitt cayó derrotado por Juan y Medio. 'Las Ketchup' hicieron de soprano y 'La que se avecina' ganó a 'Juego de Tronos'. La razón es complicada de explicar y el verbo es sencillo de conjugar: Sí se cree y se trabaja, se puede -para todo ello son necesarios tres o cuatro microinfartos por partido-. El penalti fallado por Fernando Torres fue sentimiento rojiblanco, meterlo no tenía sentido y hay que agradecer al 'Niño' esos diez minutos de excesivo sufrimiento. Para ganar fácil mejor elegirme como pareja de mus.

No lo intenten comprender, es inútil e innecesario. Quizá no tenga la perfecta verborrea de John Carlin, ni la exquisitez verbal de mi amigo Rubén Amón, pero con esta opinión busco que la gente reconozca, que no hay césped, millones o esquema táctico que detenga a esta bendita ilusión.

PD: Pep Guardiola es un irrepetible entrenador que se ha topado con la ilusión de los que luchan diariamente por Luis Aragonés. ¿Rummenigge?, el bueno era Beckenbauer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon