Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Beto Guttmann alarga la maldición

Marca Marca 15/05/2014 marca.com

Beto paró el penalti a Rodrigo y la locura se desató en el Juventus Stadium. Un portugués, pero sevillista, estaba señalado por el destino para convertirse en el protagonista de una cita histórica. El Sevilla se abona al sufrimiento: ya fue campeón en Glasgow ganando también la última batalla desde la línea de los 11 metros. En aquella ocasión Andrés Palop fue el protagonista. Este miércoles el valenciano fue testigo desde la grada del éxito del luso.

De la cantera del Sporting de Lisboa, Antonio Alberto Bastos Pimparel, Beto, ha escrito su nombre con letras de oro en la historia de Nervión. "Es la final soñada, terminó de la mejor manera para el Sevilla, no solo para mí. Es un orgullo muy grande ser parte de este equipo", reconocía el jugador al finalizar el partido. "Es una alegría muy grande y se la dedico a mi padre, que seguro que estaría muy orgulloso de mí". Beto siempre mira hacia arriba cuando salta al campo y señala con los dedos al cielo rezando y recordando a su padre. "El primero del que me acuerdo es él, y sé que estaba conmigo en la portería. Se lo dedico también a mi familia porque se lo merecen. Mi madre, mi hijo, todos".

El portugués tuvo un recuerdo para sus compañeros, asegurando: "Cuando hablamos los cuatro porteros antes de los penaltis nos dijimos que estaríamos los cuatro en la portería".

Beto se encargó de mantener viva una final más la maldición de Bela Guttman. Hace 52 años, el entrenador húngaro, un exitoso hombre de banquillos, iba a ser despedido del Benfica, momento en el que aprovechó para ejecutar una sentencia que ha marcado al club de por vida: "Sin mí, el Benfica no ganará una copa europea en 100 años".

Más de medio siglo después de aquella afirmación, el maleficio sigue surtiendo efecto. El Benfica alcanzó después siete finales (8 con la de ayer), y ninguna la ganó.

El Benfica sigue gafado en las finales Europeas © El Benfica sigue gafado en las finales Europeas El Benfica sigue gafado en las finales Europeas

'Parapenaltis'
La actuación de anoche en Turín eleva a Beto a lo más alto de los corazones sevillistas. Sus paradas valen un título, pero también tuvo otra actuación destacada que permitió al Sevilla disputar la final: el Euroderbi.

El portugués sacó la punta de los dedos en el penalti definitivo, desviando el lanzamiento del verdiblanco Nono y clasificando al equipo para cuartos de final. Después caerían Oporto y Valencia. Un camino largo pero dulce.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon