Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bird vs Magic, cara a cara por primera vez en una final NBA

AS AS 12/06/2014 Ricardo González

Cantaba Gardel que treinta años no son nada, ¿o eran veinte? Vale, sí; pero permítanme la licencia. Tres décadas, un suspiro para algunos, cosa de abuelos para otros. Las que se cumplen de una de las mejores finales de todos los tiempos, la de la temporada 1983-84. Fue la última final con el formato 2-2-1-1-1 hasta que este año se ha vuelto a recuperar. Las quejas del mítico Red Auerbach provocaron el cambio a una configuración 2-3-2. El general manager de los Boston Celtics pasaría en aquel 1984 a ser presidente de la franquicia, atrás quedaba su gloriosa carrera como técnico y sus nueve anillos. Dieciséis en total si contamos también los de su etapa como directivo.

Auerbach se quejaba de que tanto viaje de costa a costa de los Estados Unidos era contraproducente. Un desplazamiento de Este a Oeste que no se producía en el resto de los playoffs por la clásica división entre Conferencias. Pero esa despedida del formato es pura anécdota comparada con la magnitud de las batallas que estaban por venir. Una final Discovery, como aquel transbordador espacial de la NASA que nos alucinaba en los ochenta con sus despegues y esos aterrizajes con paracaídas incluido, una final que propulsó a la NBA hasta cotas de popularidad difíciles de imaginar pocos años antes.

El boom de la Liga Norteamericana sintetizado en siete partidos. El primer choque en la cima entre Magic Johnson y Larry Bird, que habían desembarcado en la competición cuatro años antes, en 1979. El primero llegaba con dos anillos y dos MVP; el segundo, con un título y un MVP, en este caso de la regular season y concedido apenas unas semanas antes. Pero no se habían visto las caras más allá de los duelos habituales del curso. Supuso, además, el primer Celtics-Lakers en quince años en una final. El primero desde 1969, el octavo de la historia. ¿Y saben quién había ganado los siete anteriores? El mismo que ganó aquella temporada. Sí, los Celtics. Ocho triunfos seguidos ante su gran rival en una pelea gigante por una hegemonía en el palmarés de la que aún presumen en Boston: 17 a 16. Los Celtics sólo han perdido cuatro finales en toda su historia (81% de victorias), tres ante el equipo angelino (2010, 1987 y 1985). Los Lakers, en cambio, suman 15 derrotas, nueve ante los del trébol.

Aquella, la de 1984, fue el último gran triunfo de la tradición céltica antes del primer éxito angelino. Una victoria que se coció a fuego lento, en siete duelos, con un quinto que pasaría a los anales de la NBA y que se ha vuelto a recordar estos días tras la inopinada sauna en la que se convirtió el pasado jueves 5 el AT&T Center de San Antonio. Fallo en el aire acondicionado, aseguraron.

Un quinto partido en el mítico Boston Garden que marcó el desenlace, con triunfo local en un duelo jugado con temperaturas superiores a los 35 grados centígrados (121-103), y que dejó una imagen imborrable, a Kareem Abdul-Jabbar con una mascarilla de oxígeno. No fue el único. El calor destrozó a los Lakers, cuenta la leyenda que incluso se encendió la calefacción. ¿Otra artimaña del gran Auerbach? Piensen lo que quieran. Las temperaturas en el Boston Garden fueron elevadas durante toda la serie, pero en ese quinto partido (Boston se adelantaba 3-2) rebasó el límite del decoro. El propio Abdul-Jabbar, entonces con 37 años, responde así cuando le preguntan si de verdad hizo tanto calor aquel día: “Sugiero que quien quiera se vaya a una sauna, haga cien flexiones con la ropa puesta y luego trate de correr de un lado a otro durante 48 minutos. El partido se jugó como a cámara lenta, lo que nos perjudicaba por nuestro estilo. Parecía como si estuviéramos corriendo sobre barro”.

Los Lakers, que empezaron la serie más fuertes, no pudieron salvar aquel obstáculo, tampoco otros de índole deportiva. Ganaron el primer duelo como visitantes (109-115) y arrasaron en el tercero, el primero en Los Ángeles (137-104), pero tropezaron en el segundo (124-121) y en el cuarto (125-129) tras sendas prórrogas, a las que se llegó después de varios errores de los Lakers. En el segundo, Gerald Henderson interceptó un pase clave de James Worthy; y en el cuarto, Magic Johnson sumó errores de dos en dos. Un pase que fue a parar a las manos del enemigo, del Jefe Parish, y dos tiros libres desperdiciados. La afición de Massachusetts se burló del gran Earvin Johnson cambiándole el apodo, de Magic a Tragic, Trágico. El sexto choque, el que vino tras el de la sauna, se quedó en Los Ángeles (119-108).

Larry Bird y Magic Johnson con el trofeo de campeón de la NBA. Su rivalidad dio un impulso vital a la Liga Norteamericana. © Proporcionado por AS Larry Bird y Magic Johnson con el trofeo de campeón de la NBA. Su rivalidad dio un impulso vital a la Liga Norteamericana.

Todo se decidiría en el séptimo, sin el calor asfixiante del quinto, pero con una presión y una atmósfera también agobiante. El mejor fue Cedric Maxwell, MVP de la final de 1981, con 24 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, pero esta vez el MVP fue para Larry Bird, el primero en una final de los dos que consiguió en su carrera. Atrás quedaban la arenga a sus compañeros tras la dolorosa derrota del tercer duelo, en la que aseguró: “Hemos jugado como mariquitas”.

Los Lakers, que perdían en el séptimo por 14 tantos, llegaron a ponerse a tres a falta de un minuto. No bastó. Nueva corona para los Celtics, con KC Jones en el banco y un equipo de leyenda: Dennis Johnson, Cedric Maxwell, Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish. Y un Danny Ainge que aún no era titular. Un equipo que había alcanzado su cénit, aunque se mantuvo arriba tres temporadas más, frente a un rival que aún andaba en ascenso, cuyos mejores años aún estaban por venir. Derrota amarga para los Magic, Jabbar, Worthy… y un tal Larry Spriggs, que jugó en el Madrid en la 86-87. La NBA explotaba con el showtime, un boom paralelo al del baloncesto español. Recuerden que aquella final fue en mayo-junio y en agosto se celebraron los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. España y Estados Unidos se daban la mano, hace ya treinta años. Tan lejos y tan cerca.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon