Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bolt para la eternidad

SPORTYOU SPORTYOU 15/08/2016 sportyou
Bolt para la eternidad © Getty Images Bolt para la eternidad

Es sabido que nadie ha corrido nunca tan rápido como Usain Bolt. Ahora también sabemos que nadie ha corrido tan rápido durante tanto tiempo. El atleta jamaicano consolidó su dominio en la velocidad con un nuevo triunfo en la prueba reina, los 100 metros lisos, y derribó una nueva frontera: es el primero en encadenar tres títulos olímpicos en esta prueba, que domina desde Pekín 2008 con aplastante superioridad. Río 2016 fue el tercer y, por voluntad propia, último episodio olímpico en el hectómetro de un atleta inolvidable.

Bolt cerró su ciclo histórico con una nueva demostración de poderío. Para empezar, dominó su semifinal como domina la escena. Frenando y con el cuello girado para vigilar a sus rivales, dejó en la meta como quien no quiere la cosa la mejor marca mundial del año (9.86). La siguiente semifinal fue para Gatlin, que ganó con autoridad y menos de 10 segundos (9.95) pero sin la sensación de auténtico 'capo' que dejó Bolt. La primera había sido para el francés Jimmy Vicaut, que espabiló -y de qué manera (9.95)- tras haberse metido por los pelos en la anterior ronda.

No obstante, Gatlin complicó a Bolt la final. Y mucho. Su salida fue demoledora y obligó a Bolt a dar lo mejor de sí. Superado el ecuador de la carrera, Gatlin podía soñar con la victoria. La aceleración de Bolt estaba por llegar y todo el mundo lo sabía, pero nunca el norteamericano se había visto tan cerca. Bolt tuvo que empujar hasta el final y paró el reloj en 9.81, lejos de sus mejores marcas y, aún así, imposible de superar. Gatlin entró ocho centésimas después. Se le hizo la carrera un poco larga, todo lo contrario que a Bolt.

Los límites de la velocidad

El mayor mérito de Bolt no es sólo haber corrido más que nadie, sino haber empujado las fronteras de la velocidad hasta otros límites. Por mucho que su tiempo de reacción nunca esté entre los mejores, y que le cueste más que a otros erguirse y alcanzar su velocidad punta, los 9.58 de lo mundiales de Berlín 2009 se antojan inalcanzables. Para la historia de los Juegos deja un récord un poco más accesible: los 9.63 de Londres 2012.

Bolt llegó con dudas a aquella cita. El año anterior había sido descalificado por salida nula en los Mundiales de Daegu. Además, parecía encontrarse con su compatriota y amigo Yohan Blake -campeón en su ausencia- y Justin Gatlin, que había dejado atrás su sanción por dopaje. Sin embargo, cuando se dio la salida, las jerarquías volvieron a quedar claras, lo mismo en 100 que en 200. Esta vez, Bolt llegó como estrella absoluta, más favorito que nunca. Y no falló.

Río 2016: final de los 100 metros lisos

1- Usain Bolt (Jamaica) 9.81

2- Justin Gatlin (Estados Unidos) 9.89

3- Andre De Grasse (Canadá) 9.91

4- Yohan Blake (Jamaica) 9.93

5- Akani Simbine (Suráfrica) 9.94

6- Ben Youssef Meite (Costa de Marfil) 9.96

7- Jimmy Vicaut (Francia) 10.04

8- Trayvon Bromell (Estados Unidos) 10.06

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon