Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Borrón galáctico y cuenta nueva

Marca Marca 01/03/2016 José Félix Díaz

Cristiano y Florentino, durante la renovación del portugués. © EFE Cristiano y Florentino, durante la renovación del portugués. Qué queréis que hagamos ahora?" decía una voz autorizada del Real Madrid horas después de sufrir la dolorosa derrota ante el Atlético de Madrid. El club blanco apuesta hoy por mantener la calma, tomar nota y ejecutar el próximo verano. La decisión ya está tomada.

Todo pasa por la continuidad de Zinedine Zidane, siempre que él quiera, para dar la vuelta a un equipo al que ven sin hambre, ni ganas de competir más que en momentos puntuales. En esas charlas se apunta a buscar nuevas referencias. Es más, algunos de los que más peso tienen en las decisiones, apuestan por la salida de uno de los referentes del vestuario.

Unos hablan de buscar destino a Cristiano Ronaldo, otros por escuchar ofertas por Sergio Ramos, incluso algunos abren la puerta a Pepe, además claro están de los señalados por la afición Isco y James. Quieren meter ambición en ese vestuario.

Cristiano Ronaldo ha sido y es uno de los símbolos blancos en los últimos años, con unas cifras fuera del alcance de cualquier humano excepto Messi, pero algunos creen que sus mejores años ya los ha entregado. Saben que el delantero sigue estando cotizado y que podría ser la primera salida del nuevo Real Madrid. El portugués, por el momento, parece dispuesto a seguir, pero de vez en cuando abre la puerta a otros escenarios.

El caso de Ramos es diferente. Renovado el pasado verano, todo hace indicar que continuará siendo el capitán del Real Madrid durante algunos años más. Del central quieren más liderazgo sobre el terreno de juego. El Manchester llegó a poner 75 millones de euros hace un año. Habría que ver qué ocurre ahora.

No terminan de reponerse a eso de verse a 12 puntos del Barcelona. Es muy duro para el madridismo, con Florentino Pérez a la cabeza. Un presidente decepcionado con todo lo que está sucediendo, pero que no piensa en repetir lo de hace 10 años con su adiós. No está pasando el mejor momento, pero sigue convencido de poder dar la vuelta a la situación. Y, por eso, ya tiene en mente darle una nueva al proyecto, que estará en manos de Zidane.

MÁS EN MSN

-El Real Madrid es un polvorín

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon