Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brasil estalla por las fiestas de Neymar

El Economista El Economista 29/03/2016
Neymar, tras declarar en los juzgados de Barcelona. © Reuters Neymar, tras declarar en los juzgados de Barcelona.

Siempre que viaja a Brasil, Neymar es protagonista por todo lo que conlleva la entidad del jugador que lidera a la selección brasileña. Los motivos suelen ser deportivos, pero en este caso también lo han sido extradeportivos. La vida privada del jugador ha salido a escena en el último parón de selecciones.

El colmo para la prensa brasileña han sido las imágenes en las que el futbolista aparecía de fiesta horas después del empate de la Canarinha ante Uruguay, con el desperdicio de un 2-0. El bajo rendimiento de Neymar, unido al resultado y la posterior fiesta del jugador, ha generado indignación en un entorno que empieza a acusar al atacante.

Globoesporte, medio de referencia en Brasil, alzaba las culpas en la dirección del jugador, y para ello sacaban a la luz una poderosa estadística: desde que Dunga se hiciese cargo de la selección brasileña, los números de Neymar no son buenos: lleva más tarjetas que goles, cinco a cuatro en un total de 10 partidos jugados. Además, se ha perdido cinco partidos contando con el que Brasil ha de jugar ante Paraguay. A esto se le suma la expulsión ante Colombia en la Copa América.

En base a estos números y al escaso rendimiento de los últimos partidos, la aparición del jugador en una fiesta ha terminado por hacer estalllar la situación. El enfado generalizado ha aumentado cuando se ha conocido que el futbolista seguirá algún que otro día más por tierras brasileñas antes de marcharse a Barcelona a pesar de que quedaba ya liberado.

Precisamente, en Barcelona esperaban una comunicación por parte del jugador que nunca llegó a producirse, según informa As. Con el club blaugrana ya sabedor de que Neymar quedaba libre al ser sancionado para el encuentro ante Paraguay, consideraban que habría un contacto casi instantáneo. La realidad fue otra: Neymar se fue de fiesta, se quedó varios días más en Brasil y apuró las últimas horas de entretenimiento en suelo patrio con una nueva fiesta de un amigo cercano, según la información de UOL.

Tan solo unas semanas después de crear polémica por una quinta amarilla con el Barcelona que le permitió irse al cumpleaños de su hermana, el '11' culé vuelve a estar bajo sospecha. En Brasil y en su propio equipo.

MÁS EN MSN

-La hermana de Neymar arrasa en las redes

-Neymar se lo pasa en grande en la fiesta de su hermana

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon