Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Brasil tiene que jugar siempre como si fuese el último partido"

Logotipo de AS AS 03/06/2014 EP

El seleccionador de Brasil, Luiz Felipe Scolari, reconoció algo de ansiedad a medida que se va acercando la fecha del debut en el Mundial del día 12 de junio y aseguró que espera que sus jugadores afronten siempre los partidos como "si fuese el último", avisando sobre posibles relajaciones para el amistoso ante Panamá.

"Esta es la hora en la que comienza la confusión, ¡por amor a Dios!", dijo el lunes Felipao en una entrevista colectiva, en la víspera del amistoso contra Panamá en Goiânia. "Hay días en los que estoy muy tranquilo, súper cómodo, pero hay días en que las cosas salen mal, uno no puede dormir, no voy a asegurarles que todo sea normal. Depende del entrenamiento", agregó el entrenador.

Además, 'Felipao' advirtió sobre la calidad de Panamá, recordando que tuvo "el 98 por ciento de oportunidades" de clasificarse para la Copa del Mundo. "Perdió con los Estados Unidos y fue eliminado con dos goles en el descuento. Vamos a jugar con seriedad y a aprovechar para hacer los ajustes que sean necesarios en el equipo", comentó.

Uno de ellos es el sistema defensivo, que es lo que más quebraderos de cabeza le da al técnico, sobre todo por la lesión de Paulinho. El técnico probó al centrocampista Hernanes, pero no quedó convencido y optó entonces por Ramires para que juegue junto a Luiz Gustavo en la protección de la zaga brasileña.

Scolari pidió tensión competitiva a los suyos en este amistoso y en el del próximo viernes ante Serbia. "Deben meter el pie", advirtió, subrayando que un golpe puede pasar incluso "en un entrenamiento, como fue el caso de Paulinho". "Tienen que jugar como si fuese siempre el último partido. Así es como quiero que la selección brasileña entre en el campo", demandó.

Por otro lado, se refirió a la buena actuación de Camerún, rival de grupo en el amistoso ante Alemania, con la que empató a dos goles. "Camerún jugó bien, muy bien. Es un muy buen equipo y quien crea que Brasil va a tener un partido fácil está equivocado. Tienen un entrenador alemán organizado, buenos jugadores, calidad técnica", declaró al respecto.

La 'canarinha' entrenó bajo una gran expectación y con el apoyo de cerca de 10.000 hinchas, según los organizadores, que a cada toque de balón animaron con efusividad a los suyos. Una vez más, el más ovacionado durante el entrenamiento de poco más de una hora fue el delantero del FC Barcelona Neymar.

"Teníamos una deuda con el hincha de Goiás desde la época de la Copa Confederaciones. Nos gustó cómo nos trataron y esperamos a 40.000 mañana con el cariño que los jugadores necesitan", dijo Scolari al respecto.

La ciudad de Goiania no está entre las 12 sedes de la Copa del Mundo, que comienza en 10 días, y fue escogida por la selección para realizar un entrenamiento abierto al público. Al final de las actividades, los jugadores brasileños se acercaron al público para agradecer el apoyo.

De todos modos, un fuerte despliegue de seguridad fue montado para el partido de Brasil. A pesar del clima pacífico, el pasto del Serra Dourada estaba rodeado por policías con perros y había efectivos del Ejército y guardias de civil, mientras que en las gradas, decenas de policías se mezclaban entre los hinchas de Brasil.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de As.com

image beaconimage beaconimage beacon