Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit, consecuencias a largo plazo para el fútbol

SPORTYOU SPORTYOU 24/06/2016
Actualmente, los jugadores extranjeros podían obtener el permiso de trabajo sin demasiadas trabas para jugar en la Premier League. © Reuters Actualmente, los jugadores extranjeros podían obtener el permiso de trabajo sin demasiadas trabas para jugar en la Premier League.

Tras el ajustado triunfo del 'Leave' en el referéndum llevado a cabo en el Reino Unido sobre la permanencia en la Unión Europea, las consecuencias del llamado 'Brexit' se analizan con mayor atención desde ahora, también para el deporte británico y de manera especial el fútbol. Especialmente, por lo que afecta a la libre circulación de futbolistas de otras nacionalidades.

Actualmente, los jugadores extranjeros podían obtener el permiso de trabajo sin demasiadas trabas para jugar en la Premier League. Cuando la salida de la Unión Europea se haga efectiva, este trámite se complicará. Serán considerados extranjeros y deberán cumplir una serie de requisitos que no les cerrarán las puertas pero sí amenazan con frenar el número de llegadas.

Con el 'Brexit', los jugadores comunitarios pasarán a ser extranjeros, y no todos cumplen los requisitos exigidos por la reglamentación deportiva británica. Hay que tener un permiso de trabajo y para ello a los extranjeros se les exige haber jugado un mínimo del 75% de los partidos oficiales de su país durante los dos años anteriores. Además, el jugador debe pertenecer a una federación que durante los dos años anteriores a su fichaje haya estado por encima del puesto 70 del ranking de la FIFA. Jugadores como Dimitri Payet o David De Gea, por poner como ejemplo a dos jugadores que están disputando la Euro 2016, no habrían podido fichar por West Ham y Manchester United. Además, los clubes de la Premier lo tendrán complicado para seguir reclutando a chavales de las canteras españolas o francesas, las que más frecuentan.

Tampoco lo tendrán fácil los jugadores británicos que deseen jugar en la Unión Europea, ya que serán considerados extracomunitarios en las ligas europeas. Gareth Bale, por ejemplo, no ocupa plaza en la actualidad y sí lo haría una vez cerrado el proceso de salida.

La UEFA no hace distinciones

Uno de los primeros efectos tras la consulta ha sido la caída de la libra. Aunque aún está por ver la evolución de la moneda británica a largo plazo, esto implica una pérdida de poder adquisitivo para los clubes británicos, cuyos sueldos son desde hoy un poco menos apetecibles para los jugadores llegados de fuera.

Los clubes ingleses no tendrán problemas para participar en la competiciones que organiza la UEFA, que no hace distinciones entre países miembros o no de la Unión Europea. El máximo organismo continental sólo obliga a que los jugadores estén correctamente inscritos en la federación a la que pertenece el club

Otra cosa será que los equipos ingleses puedan mantener la cantidad actual de futbolistas extranjeros. Esto implica que, si quieren ser competitivos en Champions o Europa League, las ligas de las islas -con la Premier a la cabeza- y mantener sus actuales estructuras deberán cambiar la reglamentación.

En todo caso, ninguna de estas consecuencias será inmediata. El referéndum ha abierto un proceso que amenaza con dilatarse en el tiempo varios años y los distintos actores tienen tiempo más que de sobra para adaptarse a estos cambios.

MÁS EN MSN

-El Brexit pone al Madrid en apuros

-La Premier ya no podrá pescar en La Masía

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon