Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bruno Alves da la victoria a Portugal en el descuento

AS AS 07/06/2014 Manu Sainz

Lo explicaba perfectamente el seleccionador alemán, Joachim Löw hace unas horas: "Portugal vive de la fuerza de Cristiano". Y cómo le gusta replicar a Paulo Bento: "Se puede decir más alto, pero no más claro". Portugal es una selección a tener en cuenta si su capitán está en el campo y se convierte en un equipo de entidad media cuando él no está. Tanto ante Grecia como anoche ante México, Portugal se muestra como un equipo cuyos ataques se convierten en meros fuegos de artificio, pese a que anoche un gol en el descuento de Bruno Alves le diera la victoria. Y es que si ayer no llega a tener a un Eduardo en plan estelar, Portugal podría haber sufrido una abultada derrota. Pero de lo que pudo ser y no fue, se pasó a un triunfo portugués, que da cierta tranquilidad a un país que suspira por el regreso de su capitán.

Paulo Bento sorprendió en el once titular adelantando a Fabio Coentrao y colocándole como centrocampista junto a Veloso y Moutinho. Al jugador del Madrid se le vio muy cómodo y fue uno de los más destacados hasta que le aguantó el físico, puesto que su gran despliegue le obligó a abandonar el encuentro con calambres en el minuto 75. Pero antes, demostró que mantiene el estado de gracia con el que acabó la temporada con el Madrid. Así, de sus botas nació, en el minuto 21, la primera ocasión de gol. Metió un pase en profundidad para Eder, que sólo una espectacular parada de Corona impidió que acabara en gol. El delantero del Braga, pese a no marcar, ganó puntos para comenzar el Mundial como titular. No sólo aportó brega y presencia, sino que se mostró muy asociativo. Cualidad esta última que hoy en día se ha puesto muy de moda para justificar a algunos delanteros cuando no marcan.

Como contrapunto en el bando mexicano, Layun fue su jugador más incisivo en los primeros 45 minutos. De hecho, a la media hora del encuentro un centro chut suyo obligó a lucirse a Eduardo. El encuentro no fue especialmente vistoso en la primera parte y las dos selecciones lo dedicaron prácticamente a coger automatismos.

El segundo tiempo fue mucho más entretenido. Con los dos equipos volcados a por la victoria, el partido contó con mucha más presencia en ambas áreas. Coentrao tuvo la primera ocasión en el minuto 49, pero su disparo fue atajado con otra gran parada de Corona. El madridista realizó tal despliegue físico que no pudo acabar el encuentro aquejado de calambres.

Sólo seis minutos después de esa ocasión de Portugal, Guardado dio la réplica con un potente disparo desde la frontal que se fue rozando el poste izquierdo de Eduardo. El meta de Portugal tuvo que lucirse en el minuto 61, como ya hiciera en la primera parte, para neutralizar un disparo a bocajarro de Herrera. Seis minutos después, otra vez los mismos protagonistas: tiro tremendo de Herrera y paradón de Eduardo. El meta todavía tendría que volver a aparecer en el último minuto de partido para salvar el empate. Y cuando ya todo el mundo daba el empate por seguro, apareció Bruno Alves para dar una victoria inmerecida a Portugal e infligir la segunda derrota consecutiva de la era Miguel Herrera al frente de México.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon