Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo Sainz provocó y extinguió el 'incendio' con su futuro

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 20/12/2016 David Sánchez de Castro
Cómo Sainz provocó y extinguió el 'incendio' con su futuro © Getty Images Cómo Sainz provocó y extinguió el 'incendio' con su futuro

Los actos de patrocinadores suelen ser, para los deportistas, un 'marrón'. Pasa en cualquier deporte, sea en fútbol, en baloncesto o en Fórmula 1. En este último caso, a Carlos Sainz, casi le cuesta un disgusto. Todo fue por unas palabras en las que el piloto o bien no se supo explicar, o bien no se dio cuenta de que podía ser malinterpretado.

Todo ocurrió este lunes por la mañana. El piloto de Toro Rosso compareció ante los medios acompañado de Alex Rins, corredor de MotoGP a partir de 2017, convocados por un patrocinador que tienen en común. El madrileño tuvo que responder sobre el interés que ha suscitado en equipos como Mercedes, aunque los campeones no le han contactado, tal y como confesó a Motor.es. Su buen hacer en 2016 llevó a muchos expertos de dentro y de fuera del paddock a situar su nombre al lado de Lewis Hamilton, y por eso él mismo no pudo evitar que sus deseos se vocalizasen: "Lo veo como una opción real". Sainz no se refería a Mercedes en sí mismo, sino a un equipo grande que le diera opciones a luchar por el título. Pero una cosa es lo que quería decir, y otra es lo que dijo. Y lo que dijo fue que Mercedes era una opción real para 2018.

Después de esta rueda de prensa y una carrera con coches de radiocontrol con Rins, Sainz acometió la parte más pesada de todo acto publicitario: las entrevistas personales con los medios. Llevaba ya seis o siete, cuando salió de la sala donde se estaban realizando y, a voz en grito, inquirió a su representante, Borja Ortiz-Echagüe: "¿cuándo he dicho yo que me veo en 2018 en Mercedes?". El ayudante de Sainz no sabía qué responderle, y el piloto reprendió a los periodistas presentes, enfadado por las posibles consecuencias que le podía acarrear en Red Bull esa declaración de amor a Mercedes que ya estaba en los titulares de todos los medios especializados. "¡Así no voy a dar ninguna entrevista más!", amenazó.

Inmediatamente salió disparado de ahí, bufando, a tomar aire. Ortiz-Echagüe y los organizadores del evento le siguieron para intentar calmarle. Sainz sabe que se juega mucho en 2017, y un desplante así, más cuando Franz Tost (jefe de Toro Rosso) y Helmut Marko (máximo responsable deportivo de la estructura Red Bull) son muy celosos para según qué declaraciones.

Otra rueda de prensa... en familia

Comenzó ahí un pequeño comité de crisis. Sainz, su representante y varios periodistas de confianza empezaron a pensar qué decir o qué hacer para apagar el 'incendio'. Los periodistas tenían grabadas las palabras de Sainz, y no había dudas: había dicho que irse a Mercedes era una opción real.

Así que decidieron combatir el fuego con fuego: dar otra rueda de prensa, más reducida porque quedaban pocos periodistas presentes, para matizar sus palabras. Con una escueta respuesta, fue claro: quiere estar en un equipo campeón, sea en Mercedes o no (tiene opciones de Renault), y si puede ser en Red Bull, mejor que mejor. Habrá que ver si este matiz tiene tanto eco como la primera frase, y si les llega a los jefes de Red Bull ambas respuestas. Si no, a Sainz le espera un 2017 muy largo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon