Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlo Ancelotti fue campeón de Europa un 24 de mayo de 1989

AS AS 03/05/2014 Alberto Cerruti

Carlo Ancelotti no lo sabía, y se ha enterado leyéndolo en AS, que el 24 de mayo, día de la final de Lisboa, pertenece a la historia del fútbol español y del Real Madrid que ganó su octava Copa de Europa frente a un equipo de la Liga, el Valencia del argentino Cúper. Ancelotti no recuerda, y quizá lo lea hoy en el AS, que otro 24 de mayo, hace un cuarto de siglo, en 1989, él ganó como futbolista del Milán su primera Copa de Europa en el Camp Nou (Barcelona), frente al Steaua de Bucarest y vestido de blanco. Tenía casi 30 años, había llegado al Milán en 1987 procedente del Roma. Y se mantuvo allí hasta 1992.

Aquella temporada fue histórica no solamente para él sino también para el Milán, entrenado por Sacchi, y para toda la ciudad de Milán. En semifinales de la competición, el Milán había eliminado al Madrid de la Quinta del Buitre. Ancelotti marcó en San Siro el primer gol del 5-0 a los madridistas. Hacía 20 años que el Milán no ganaba una Copa de Europa. Había tanta obsesión por ella como el Madrid tuvo por la Séptima o ahora por la Décima. Aquella noche sigue siendo la más emocionante para todo el club en los 28 años de Berlusconi. Un partido que se retransmitió a 80 países pero no en España, por una huelga en TVE.

Mientras el Milán festejaba la conquista en la ciudad, el Inter, su máximo rival, celebró en la misma semana un título de liga histórico con 58 puntos. Fueron siete días gloriosos para toda la ciudad con banderas rojinegras y negrazules colgadas en los balcones y las ventanas de las casas.

Ahora Ancelotti persigue la Décima frente a otro equipo entrenado por un argentino, Simeone, y se siente orgulloso de lo que consiguió en aquel Milán. Fueron los últimos en lograr dos Copas de Europa seguidas: 1989 y 1990 ante el Benfica (1-0, Rijkaard). Un equipo de Lisboa, ¡qué casualidad! Tantas coincidencias parecen acompañar a un entrenador que puede ganar o perder en el campo, pero siempre gana en la vida. Su próximo reto está en Lisboa, con permiso de todo un Atlético de Madrid. Quizá también se repita, como hace 25 años, que dos equipos de la misma ciudad ganen Liga y Copa de Europa...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon