Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlos Soria ya está en España: "Todo salió según lo planeado"

AS AS 26/05/2014 Juanma Leiva
Carlos Soria, de 75 años, junto a los miembros de la Expedición BBVA en el Aeropuerto. © Proporcionado por AS Carlos Soria, de 75 años, junto a los miembros de la Expedición BBVA en el Aeropuerto.

Un nutrido grupo de familiares y amigos recibió a Carlos Soria y a la Expedición BBVA tras su cima en la tercera cumbre del planeta, el Kanchenjunga (8.586 metros). El alpinista abulense de 75 años, con doce de los catorce ochomiles del planeta, llegó a la T-4 de Barajas junto al resto de su equipo: Sito Carcavilla, Luis Miguel López, Carlos Martínez y Dani Salas. “Todo salió según lo planeado”, explicó Soria a la vez que se abrazaba con su mujer o comentaba sus experiencias con amigos como Antonio Riaño, con el que empezó su afición a la montaña en La Pedriza hace más de 60 años.

Precisamente los miembros de la expedición quisieron comentar, una vez ya en España, los dos momentos más delicados de su aventura. El primero, cuando las fuertes rachas de viento obligaron a aplazar un día su ataque a la cumbre y sembró las dudas de éxito cuando ya se encontraban en el Campo III a más de 7.000 metros: “Las predicciones meteorológicas nos decían que si teníamos una oportunidad, sería entonces. Luego nos hemos enterado que otras expediciones en montañas cercanas decidieron darse la vuelta. Nosotros confiábamos en que habría una opción, por lo que íbamos a aguantar allí hasta que la cosa no estuviera demasiado fea”.

Eligieron acertadamente, pero una vez que sólo le distanciaban unos cientos de metros de desnivel de la cumbre, no quedaba cuerda. “Fue muy duro”, apuntó Soria sobre el último tramo de subida. Lo ratificó Sito Carcavilla, que reveló la conversación que tuvo con el abulense una vez alcanzada la cima: “Carlos y yo nos abrazamos y me dijo: ‘Muy bien Sito, pero ahora… ¿Cómo diablos vamos a bajar de aquí?”. Afortunadamente el descenso fue un éxito y Carlos Soria ya piensa en el Shisha Pangma, al que tiene previsto viajar en otoño.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon