Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Chile vuelve a Maracaná, el campo de la vergüenza

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/06/2014 Francesc Aguilar

La última vez que la selección chilena estuvo en el Maracaná, el partido no acabó. La última vez que la Roja sudamericana disputó un partido en el escenario del choque de mañana ante España, la cosa acabó muy mal. En Chile, como recuerda el diario La Tercera, conocen ese episodio como “el de la vergüenza”. Ese tres de septiembre de 1989, el portero Roberto Rojas fingió ser alcanzado por una bengala, autolesionándose (se hizo un corte en la ceja del que manaba mucha sangre) y obligando al colegiado a suspender el partido. La FIFA acabó demostrando la farsa y sancionando duramente al guardameta y a la propia Chile: Castigo de por vida para el portero y la imposibilidad de Chile de competir por una plaza en Estados Unidos 1994. Con los años, Rojas confesó su felonía y pidió perdón. Hoy no se le espera en Maracaná.

El encargado de aquella investigación, que utilizó por primera vez el vídeo como prueba acusatoria, fue el español Agustín Domínguez, el gran dirigente de la Federación Española y Real Madrid, hombre de confianza del presidente Joao Havelange. Pudo demostrar claramente la felonía cometida por Rojas. A partir de entonces, la FIFA admite el vídeo como prueba acusatoria o atenuante en casos de comportamiento de jugadores o técnicos en los partidos.

El ex portero se infligió un corte en la ceja izquierda, en el minuto 67 del partido entre Brasil y Chile valedero para la clasificación de Italia-90. A la ‘canarinha’ le hacía falta ganar, a Chile le bastaba el empate. En ese partido, Rojas lo había parado todo, salvo un remate de Careca que se le coló debajo del guante izquierdo, el mismo donde tenía guardado una hoja de bisturí con el que simuló la lesión tras una bengala que cayó a varios metros de él.

Vuelta a Maracaná

Increíblemente, Chile pisa hoy el césped de este legendario estadio por primera vez desde esa triste jornada. Lo hace en una Copa del Mundo y ante España, el campeón. Quieren aprovechar ese partido para clasificarse y borrar aquella mala imagen que dejaron en Brasil que todavía perdura después de 25 años.

"Es un sueño poder jugar en el Maracaná y lo único que queremos es llevarnos los tres puntos y borrar la mala imagen que dejamos allí hace 25 años", dijo Arturo Vidal. Sentimiento que comparte Patricio Yáñez, ex del Valladolid que jugó aquel partido: "Chile ha recuperado el prestigio desde entonces jugando al fútbol, fue un episodio que hay que borrar de nuestra memoria y que mejor manera que superando a España".

El gran protagonista, en negativo, de aquella noche fatídica, Roberto Rojas, asegura que "son momentos distintos y jugadores diferentess. Son 25 años, mucho tiempo ha pasado, tiempo en que momentos como ese se olvidan".

¿Siente algo especial el ex arquero por volver a ver a la Selección en el Maracaná? Su respuesta es distante. Sorprendentemente, indolente. "No me produce nada. No produce ni tristeza ni alegría que Chile vuelva a jugar en el Maracaná. Después, como entrenador (de Sao Paulo, Guaraní y Sport Recife), estuve ahí varias veces, además. A esta altura de mi vida he aprendido a separarlo".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon