Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cibeles coreó: “Sí, sí, sí, la Décima ya está aquí”

AS AS 25/05/2014 Carmen Colino, As.com

Nada más pitar Kuipers el final del partido, las bocinas de los coches comenzaron a sonar en los alrededores de Cibeles. Miles de madridistas con camisetas, banderas y bufandas comenzaron a poblar la plaza de Cibeles. “Sí, sí sí, la Décima ya está aquí” o “Cómo no te voy a querer, como no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa por décima vez...”, fueron los primeros cánticos que se escucharon. La euforia se desbordó por momentos. Niños y mayores. Madres y niñas. El madridismo estaba exultante. Muchos salieron de sus casas, otros llegaron desde el Santiago Bernabéu , donde disfrutaron del partido en las pantallas gigantes, otros lo vieron entre amigos en bares de la capital.

La alegría era enorme. Risas, emoción, lloros. Todo vale en una noche inolvidable. Doce años después el Madrid vuelve a Cibeles para celebrar otra Copa de Europa, la Décima. “Cuántas veces lo he pronunciado a lo largo de todos estos años”, decía un aficionado que fue de los primeros en llegar.

La expedición del Real Madrid aterrizó en Madrid pasadas las cuatro de la mañana en y dos horas después hacía su aparición en la plaza de Cibeles, lo que provocó el júbilo desatado de la entusiasta afición, que llevaba esperando horas sin cesar en sus cánticos.

El momento cumbre de la celebración fue cuando Sergio Ramos, a quien Iker cedió los honores en esta ocasión, engalanó a la diosa. La emoción era inmensa; había ganas de Copa de Europa. Demasiados años sin ganarla. Dos visitas a la diosa esta temporada, nada más y nada menos. El sentimiento es grande, la alegría es más. Una nueva Copa de Europa se une a las otras nueve en el Museo del Real Madrid.

Se escuchó corear el nombre de Cristiano, el de Casillas o el de Ramos. Los aficionados no querían olvidarse de nadie. Un mar de orejonas de papel, de plástico o de cartón recibió a la verdadera. La fiesta sigue esta noche.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon