Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cleveland Indians y la maldición de Charlie Sheen

SPORTYOU SPORTYOU 07/11/2016 Antonio Gil
Cleveland Indians y la maldición de Charlie Sheen © Getty Images Cleveland Indians y la maldición de Charlie Sheen

Chicago Cubs rompió con ‘la maldición de la cabra’ y se coronó hace unos días campeón de las Series Mundiales de la Major League Baseball (MLB). El conjunto de Illinois rompió con el guión preestablecido y se impuso a Cleveland Indians después de ir perdiendo 3-1 en una eliminatoria al mejor de siete partidos, logrando la victoria en el último encuentro después de un parón por lluvia y en la décima entrada. Los Cachorros acababan así con 108 años de sequía de títulos… al tiempo que nacía ‘la maldición de Charlie Sheen’ para el conjunto perdedor.

Aunque a bote pronto sea algo difícil de creer, Charlie Sheen es todo un icono para los fans de Clevenad Indians. El actor encarnó a Ricky Vaughn en la película Major League (1989). El joven pitcher trataba de hacerse un hueco en el equipo del estado de Ohio, que no levantaba cabeza y estaba en trámites de venta, y que acaba resurgiendo de su mano. ‘Wild Thing’, como apodaban al personaje se convirtió en el jugador favorito de los fans de aquellos supuestos Indians, que pudieron disfrutar por segunda vez de él en la segunda parte de una película que es todo un clásico del cine relacionado con el béisbol.

Para el rodaje de ambas películas, Charlie Sheen se tomó muy en serio su trabajo y entrenó a diario para que sus movimientos y lanzamientos se vieran como los de un auténtico pitcher. Los que compartieron rodaje con él aseguran que el actor llegó a estar a un gran nivel y que incluso podría haber probado suerte en las Ligas Menores de la MLB. Se llegó a decir incluso que Sheen nunca llegó a perder ya jamás la técnica que adquirió durante la grabación de las dos cintas, pese a que nunca más se dejó ver sobre una loma del pitcher. Algo que podría haberse comprobado este año si las Grandes Ligas y los Indians hubieran querido complacer a los fans de Cleveland.

Con motivo de la clasificación de los Indios para las Series Mundiales, los aficionados inundaron las redes sociales con mensajes pidiendo que Charlie Sheen llevase a cabo el lanzamiento de honor en el primer partido de las World Series que se jugase en Cleveland. En la imaginación de todo el mundo estaba el actor vestido con su uniforme con el número 99 haciendo una entrada estelar en el campo, con la banda sonora que acompañaba a su personaje de película cada vez que acudía al montículo. Incluso el propio Sheen dibujó la escena en su cabeza y aceptó el honor publicando en su cuenta personal de Twitter que si le llamaban para hacer dicho lanzamiento no diría que no. Sin embargo, no pudo ser y todos nos quedamos sin revivir una de las escenas más míticas del cine deportivo.

Al principio de cada temporada, todas las franquicias de la MLB entregan a la Liga un listado de personas que consideran adecuadas para realizar lanzamientos de honor en sus partidos. Las Grandes Ligas barajan todas las posibilidades y dan el visto bueno a quienes creen adecuados. Desde las oficinas de Cleveland pasaron un listado de ex jugadores y deportistas que tienen relación con el equipo. Un buen puñado de nombres entre los que no aparecía el de Charlie Sheen, y cuando desde el conjunto de Ohio quisieron cambiar de parecer, a las puertas de las Series Mundiales, ya era demasiado tarde. Los Indians se quedaron sin el momentazo del año en el deporte norteamericano, sin el título y con ‘la maldición de Charlie Sheen’... con la que sólo podrá acabar el mismísimo Ricky Vaughn.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon