Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Coches híbridos, una propuesta de avance lento pero con futuro

AS AS 04/05/2014 Carlos López Pardo

Durante el pasado 2013 se matricularon en España un total de 722.703 vehículos. De esa cantidad, 10.294 unidades corresponden a coches híbridos y 811 a eléctricos. A tenor de estas cifras, la presencia de estos automóviles que apuestan por la ecología resulta, de momento, residual dentro del mercado español. Sin embargo, y basta sólo con echar un vistazo a los modelos presentados en los salones de Ginebra o Pekín de 2014, los fabricantes mantienen sus apuestas por este tipo de tecnologías para el futuro cercano.

EL VETERANO. El Toyota Prius fue uno de los primeros modelos híbridos en comercializarse en España. EL VETERANO. El Toyota Prius fue uno de los primeros modelos híbridos en comercializarse en España.

Toyota Prius, Yaris, Honda Insight, y algunos otros modelos son familiares ya para el conductor medio español. Sin embargo, este tipo de automóviles siguen siendo unos desconocidos para la mayoría del público y despiertan algún que otro recelo

¿Qué es en esencia un coche híbrido?. Este tipo de vehículos está dotado de un motor de combustión interna tradicional, principalmente gasolina y alguno diésel, asociado a un segundo propulsor eléctrico que normalmente actuará en apoyo del primero aunque es posible su funcionamiento por separado. Además, equipan una batería adicional para almacenar la electricidad generada y hacer un uso posterior de la misma.

Su gran ventaja es el ahorro de combustible respecto a los coches convencionales, especialmente si se hace un uso intensivo en ciudad. El motor eléctrico entra en funcionamiento durante el arranque del vehículo, a bajas velocidades, en atascos,… momentos en los que un propulsor térmico convencional tiene mayores picos de consumo. El motor principal permanece inactivo hasta que su presencia sea necesaria.

Otro aliciente de los coches híbridos es el aprovechamiento de la energía cinética producida en las frenadas o deceleraciones, y que se transforma en electricidad que se acumula en las baterías para su uso posterior. Una menor rumorosidad -en modo eléctrico son silenciosos-, posibilidad de ventajas fiscales o ayudas (en varias comunidades se conceden incentivos de hasta 3.000 euros para compra de vehículos híbridos y algunos ayuntamientos los eximen del pago del “numerito” y permiten aparcarlos gratuitamente en zonas de estacionamiento regulado) son otros argumentos a favor.

Sin embargo, no todo son ventajas. El principal inconveniente de los híbridos para sus posibles conductores es su mayor coste, de entrada, en comparación con los coches equivalentes tradicionales. Este problema se puede paliar, en parte, gracias al ahorro que se consigue en combustible y a las marcas que están intentando ajustar cada vez más los costes. Un Toyota Yaris híbrido arranca en 19.200 euros y puedes adquirir un Prius desde 25.600.

El reciclaje de las baterías -debe hacerse bajo unos estrictos controles- y la escasez de determinadas materias para su fabricación son otro handicap a tener en cuenta. Mayor peso, complejidad técnica del vehículo y pérdida de prestaciones completan la lista de desventajas a la hora de decantarse por la compra de un automóvil híbrido.

Dominio japonés. Dentro del mercado español de híbridos el dominio nipón es aplastante. De los diez modelos más vendidos en 2013, los tres primeros lugares corresponden a Toyota y su filial 'premium', Lexus, cuenta con cuatro modelos dentro de la lista. Algunos fabricantes europeos intentan romper ese monopolio con modelos como el Peugeot 508 Hybrid pero aún les queda un largo camino por recorrer.

Las cifras de ventas son muy escasas dentro del total, apenas llegan al 1,78% de los coches que se matricularon en España durante 2013. La crisis del sector, la falta de ayudas específicas por parte del Gobierno y los factores enumerados anteriormente impiden el despegue definitivo de los vehículos híbridos.

Sin embargo, ante un panorama que puede parecer poco halagüeño los fabricantes han apostado por esta tecnología para un futuro cercano. Las marcas presentarán a lo largo de este año un aluvión de nuevos modelos híbridos, y hasta la firma del cavallino rampante tiene su propia propuesta: el Ferrari LaFerrari. El mundo del automóvil tiende hacia la convivencia de distintas formas de propulsión y la híbrida es una de ellas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon