Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Como decíamos ayer Un grano sí hace granero Lo deja un buen tipo

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 18/06/2014 null

ebo reconocer cierto rubor a la hora de apropiarme de la popular frase atribuida a Fray Luis de León a la hora de encabezar estas líneas, pero he considerado que podía ser apropiada para puentear nuestra reflexión de hoy con algo que ya comentamos hace exactamente un mes en esta misma sección. Por entonces hablábamos de que "el tablero estaba dispuesto", en referencia a los posibles movimientos en torno a dos de los buques insignia de la plantilla realista, el mexicano Carlos Vela y el francés Antoine Griezmann. Por aquel entonces, más de uno se sorprendió -vamos a dejarlo ahí- cuando afirmábamos que, contra lo que se venía diciendo con insistencia, Vela quería quedarse en la Real, incluso contraviniendo aquellas declaraciones despiste del azteca en las que reabría las puertas a la posibilidad de un retorno a Londres. Afirmábamos que el propio futbolista había hecho saber al club londinense su voluntad de no retornar al Arsenal y de seguir en la Real Sociedad si se daban una serie de circunstancias. Se habló -y aún hoy hay quien insiste en esa teoría- del interés de Arsène Wenger en recuperar a Vela, cuando eso no llegó a estar cerca de la verdad en ningún momento. El técnico galo nunca ha visto en Carlos a ese gran futbolista que todos hemos descubierto en la Real, y jamás ha estado especialmente interesado en recuperarlo. Otra cosa bien distinta es la posibilidad por parte del club inglés de hacer caja, aprovechando la innegable progresión del futbolista y las particulares condiciones de su contrato.

¿Que el Arsenal había "amenazado" con la posibilidad de ejecutar la cláusula de recompra del futbolista? Tal vez, pero ya les puedo asegurar que siempre con la boca pequeña.

Pero es que en aquel mismo artículo llegábamos a la cuestión de fondo que se ocultaba tras el telón de los hechos arriba referidos. ¿Qué es lo que realmente buscaba el Arsenal con sus movimientos sobre el tablero? ¿Hacia donde apuntaban los cañones de los gunnersrealmente? Dicho de otra forma: ¿En quién había depositado su mirada el técnico del Arsenal?

La respuesta era muy sencilla y estaba muy cerca: Antoine Griezmann. El de Macon era el futbolista ansiado por los técnicos del histórico club de la capital inglesa; y conscientes cómo eran de que las dificultades para la contratación del francés en una negociación aislada iban a ser notables, decidieron imbricar esta operación en el marco de la que ya se había iniciado entre ambos clubs por el asunto Carlos Vela.

La estrategia era muy clara: abaratar el traspaso de Antoine sobre la base de una negociación preferente para la Real en el caso de Vela; de esta forma, la Real evitaba que el mexicano entrara en una subasta imposible, mientras que el Arsenal dulcificaba las condiciones de la operación Antoine Griezmann.

Como decíamos ayer, el tablero está dispuesto, y de la capacidad y destreza para mover sus piezas de cada uno de los contendientes, dependerá la suerte de la partida

La sola posibilidad de que Esteban Granero siga siendo jugador de la Real la próxima temporada es ya una excelente noticia. El 'Pirata' llegó a San Sebastián con muchísimas ganas de demostrar que su progresión no se había estancado. Por avatares del destino, Granero acabó recalando en la Real y, a pesar una grave lesión al poco de llegar, se fue granjeando el cariño de una afición que apenas le había visto jugar, y que ahora vería con buenos ojos la posibilidad de que se probara nuevamente en la Real

Nadie podrá decir que no lo ha intentado, pero al final, Iñigo Díaz de Cerio ha terminado por rendirse a la evidencia de que, probablemente ya nunca sería el que pudo haber sido, de no haber mediado aquella gravísima lesión sufrida en 2008. 'Iñigol' era una de las grandes promesas de Zubieta en aquellos momentos, y además estandarte de esa 'rara avis' en el mundo del fútbol que son los goleadores. Sus números eran de escándalo en las categorías inferiores, y su salto al primer equipo no hizo sino confirmar esas expectativas, pero... Iñigo, un gran tipo por encima de todo, ha dicho "hasta aquí hemos llegado"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon