Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Con Lionel Messi todo es posible

Goal.com Goal.com 24/03/2014 Goal.com
Photo © Getty Images Photo

Ya está confirmado: Lionel Messi ha vuelto. Después de un año gris en el que las lesiones frustraron al argentino, el cuatro veces ganador del Balón de Oro demostró en el Santiago Bernabéu que ya está aquí, y con él, cualquier cosa es posible para el FC Barcelona.

El domingo, Messi volvió a destrozar por enésima vez al Real Madrid en su casa. Segundo hat-trick que ‘la pulga’ le hace a los blancos. Es cierto que dos de sus tantos fueron de penalti, pero eso no le quita mérito a su magistral actuación. El crack de Rosario se echó el equipo a su espalda cuando más lo necesitaba, las dos veces que tuvieron que remontar la ventaja madridista apareció el genio para decantar la balanza.

El argentino le dio el primer gol a Iniesta; el segundo se lo fabricó él solo, haciendo un pase imposible dentro del área y estando atento para ir a por el rebote; tras el tercer gol madridista, Messi se inventó un pase que sólo vio él para dejar solo a Neymar; y en el cuarto tuvo la sangre fría de ajustar el penalti a la escuadra para que no llegara Diego López. Pero no sólo fueron los goles, el rosarino dio una lección de liderazgo, presionó a los defensas, bajó a recibir cuando veía que más le costaba a su equipo, asistió a sus compañeros... El partido del domingo fue digno del mejor jugador del mundo.

Esta actuación se ha de contextualizar para entender su grandeza. En un Santiago Bernabéu lleno hasta la bandera, contra un Real Madrid que venía imparable, tras salir de una lesión y en una temporada con muchos altibajos, el único capaz de levantar el resultado dos veces y endosarle tres goles al rival es un elegido, el único capaz es Leo Messi.

Fueron muchos los que dieron por muertos tanto al Barça como a Messi, e imagino que ahora ya se estarán arrepintiendo de ello. Muchos han sido los que han asegurado que el ‘10’ azulgrana estaba acabado, que sería un nuevo caso Ronaldinho, que había perdido la pasión, que estaba en el peor momento de su carrera...Pues no, Messi sólo retrocedía para coger carrerilla.

Es cierto que el equipo no está tan bien como en años anteriores y que es necesaria una remodelación de la plantilla para seguir siendo competitivos, pero los aficionados culés ya respiran más tranquilos de cara al final de temporada. Messi hace buenos a sus compañeros e intimida a los rivales, con el argentino en el estado de forma que está ahora el Barcelona no teme a nadie y sueña con conquistar algún título en los próximos meses.

Messi es ya un símbolo del Barcelona, un líder dentro del campo, alguien que cuando las cosas van mal dice: “tranquilos, aquí estoy yo”. No le hace falta saltar bien alto cuando celebra un gol, ni pedir calma a la afición rival, él sólo alza el puño, se abraza a sus compañeros y besa el escudo. Ese escudo que lleva besando más de diez años, y que ojalá siga besando diez más. Porque con Messi, cualquier cosa es posible.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon