Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Con Lisboa en el horizonte

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/05/2014 José Luis Artús
© Image MundoDeportivo.com

Nulo interés competitivo en el encuentro que bajó el telón de la temporada liguera del Real Madrid. Ni los hombres de Carlo Ancelotti ni los de Javier Aguirre se jugaban nada más que la honrilla del triunfo. Para colmo, las molestias que sintió Cristiano Ronaldo en el calentamiento y que le impidieron incluso estar en el banquillo privaron al choque del interés de saber si el luso lograba marcar ese gol que le hubiera dejado en solitario como 'Bota de Oro'.

Para quien más interés tenía el choque era para Ancelotti, quien lo convirtió en un banco de pruebas y de rodaje de cara a la final de la Liga de Campeones del próximo 24 de mayo en Lisboa ante el Atlético de Madrid. La principal preocupación del técnico está en encontrar la pieza adecuada con la que sustituir al sancionado Xabi Alonso. Illarramendi será casi con total seguridad esa opción, aunque esté provocando muchas dudas en el entorno. Ante el Espanyol, Illarra tampoco tuvo una actuación especialmente destacada, aunque al menos no cometió errores de bulto. A su costado tuvo a Khedira, que cuenta con menos posibilidades de ser el elegido en Lisboa, pero que tampoco es descartable.

Pocas dudas tácticas más tiene Ancelotti, sólo las que nacen de las molestias físicas de sus jugadores. Cristiano sigue renqueante, Pepe todavía no se ha recuperado y Benzema se tuvo que retirar en la segunda mitad con dolores musculares. Pero en principio los tres estarán.

Ante el Espanyol, el italiano dio la portería a Iker Casillas para que no pierda a ritmo, un tiempo a Carvajal como lateral derecho, mantuvo a Ramos, probó con Varane, incluyó a Marcelo aunque Coentrao apunta a titular más probable en Lisboa, y formó arriba con fijos como Di María, Bale o Benzema. Cristiano también iba a entrar de inicio, pero no lo hizo al no encontrarse a tope. De los habituales y disponibles, sólo Modric (además de Coentrao) ocupó banquillo, aunque también jugó unos minutos en la segunda mitad. Lejos de prescindir de los elegidos para la final de la Champions, Ancelotti aplicó la máxima de muchos entrenadores: la mejor preparación para una final es mantener el ritmo competitivo. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon