Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Contracrónica: Don Bosco y Bela Guttman, protagonistas en Turín

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 15/05/2014 José Luis López

Turín, la capital del Piamonte, guarda con celo en su Catedral la famosa Sábana Santa, el supuesto Santo Sudario que envolvió a Jesucristo tras su crucifixión. Pero esta ciudad del norte de Italia tiene 'algo' más, una conexión con el Sevilla que, por qué no, ya hacía presagiar que algo grande podía a suceder en el Juventus Stadium. Grande y bueno, por supuesto.

Fundó la Congregación Salesiana

Y es que en el año 1.815, en una pequeña población a pocos kilómetros de Turín, nació Juan Melchor Bosco Occhiena, más conocido como Don Bosco, sacerdote, educador y escritor italiano que fundó la Congregación Salesiana, una comunidad que en Sevilla tiene gran relevancia por los colegios de la Trinidad, de Triana y de Utrera.

José Castro y Don Bosco

El presidente José Castro, utrerano de pro (nació y vive en ese conocidísimo barrio), no desaprovechó ayer la oportunidad de rendir tributo a las reliquias de Don Bosco. El dirigente, antes de alentar en la Fan Zone del Sevilla a los aficionados nervionenses, visitó su reliquia y seguro que en sus oraciones le pidió una ayuda.

Horas antes ya lo había apuntado el ex jugador Pablo Blanco, antiguo alumno salesiano, pues dio sus primeras patadas al balón en el colegio de la Trinidad de Sevilla: “Nosotros vamos a poner corazón y fútbol y esa energía de Don Bosco nos tiene que llevar muy lejos”. Dicho y hecho, don Pablo.

Bela... ¿con ocho basta?

Y mientras tanto, qué decir del Benfica y de su ya famosa maldición. "Nem cem anos o Benfica vai conquistar outra taça europeia" (Ni en cien años el Benfica conquistará una copa europea). La frase, que pesa como una losa en el club lisboeta, fue pronunciada por el entrenador austro-húngaro Bela Guttmann cuando dejó el equipo portugués.

Ocho finales perdidas

Había ganado dos Copas de Europa, en los años 1961 y 1962, pero fue despedido al no acceder el club a aumentarle el sueldo poco después de ganar el segundo título continental. Desde entonces el equipo lisboeta ha disputado ocho finales continentales, cinco de Copa de Europa o Champions League y tres de Copa de la UEFA o Europa League, perdiéndolas todas.

El tal Bela Guttmann ya empieza a dar más miedo que el otro famoso Bela, Lugosi, el actor que interpretó al Conde Drácula.

En Sevilla, por suerte, tienen a Don Bosco. Ole, ole y ole.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon