Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Corbacho gana "madurez" tras cien partidos desde su debut en la Liga Endesa

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 07/05/2014 EFE

Santiago de Compostela, 7 may (EFE).- El alero del Rio Natura Monbus Alberto Corbacho ha explicado hoy que ha ganado "madurez" tras cien partidos desde su debut en la Liga Endesa, en el que estaba "como un flan" y que recuerda con emoción.

El jugador mallorquín alcanzará mañana, frente al Cajasol, su partido número cien en la primera competición española, un día en el que estaba "muy nervioso", "como un flan", pero del que dice que fue "muy bonito por lo duro que había sido llegar hasta ahí y por todo el esfuerzo".

"Seguía siendo baloncesto, pero era una situación que no conocía, al final salió bien, se ganó en San Sebastián y pude disputar unos minutos", ha reconocido a través de un comunicado del club.

Recuerda aquel partido como su momento "más especial" desde que llegó a la Liga Endesa, un torneo en el que ha ganado "madurez" y en la que mejora cada día como jugador hasta el punto de haber sido convocado el verano pasado por el seleccionador nacional para la preparación del Eurobasket.

"Soy el mismo jugador, la misma persona que debutó en ese partido. La confianza y la responsabilidad ha crecido, toca asumir un poco más de responsabilidad en el equipo para ayudar y también para crecer", ha declarado.

Corbacho cumple cien citas poco después de que lo haya hecho Moncho Fernández, con el que coincidió en todas las citas aunque el técnico ya había estado en otras once en una etapa anterior, con el que tiene una relación "que ha ido a más" y que "ha sido bastante fácil", pues él sabe lo que quieren los técnicos y estos conocen lo que necesita el alero.

"Estoy muy contento, no tanto de los cien partidos sino de poder conseguir el primero, fue un reto tener la posibilidad de competir en esta categoría. Ahora estoy muy orgulloso de poder representar un club que tiene unos valores muy buenos y una unión con gente que adora este deporte y disfruta con el equipo. Te llena de orgullo que se identifiquen contigo".

Después de ocho derrotas en los últimos nueve partidos y con el objetivo de la permanencia cumplido, el jugador sabe que la "dinámica no es buena, pero eso puede cambiar en cualquier momento" y es fundamental que el vestuario sepa que la confianza es total.

"Tenemos el reto de seguir creciendo y mejorando, el objetivo del club está hecho pero esto es deporte, es baloncesto, y estamos disfrutando de una temporada en la que ha habido buenos y malos momentos. Ahora no estamos en el mejor deportivamente y hay que aprovechar que queda muy poco y echar el resto, dar un salto de calidad e intentar ganar lo máximo", ha argumentado.

Este especialista desde el triple quiere "volver a coger esas sensaciones" que tenía hace unos meses cuando el equipo logró seis triunfos de forma consecutiva, en una "idea para este final de temporada" en el que recuerda cómo fue su año.

"El balance personal es como la línea del equipo, se empezó de forma un poco irregular, intentando conocer mi papel dentro del grupo y luego llegué a un buen nivel, ayudando a los compañeros y al equipo a ganar que coincidió con una gran racha con todos para prácticamente sellar esta permanencia. Después quizá me haya afectado un poco todo lo que nos ha pasado, en pocos días muchas cosas negativas", ha concluido.

1011038

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon