Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cosen a tomatazos a Lorenzo y Márquez en Mugello

Marca Marca 23/05/2016 Jaime Martín
Jorge Lorenzo celebra en el podio su victoria, junto a Marc Márquez y Andrea Iannone. © Marca Jorge Lorenzo celebra en el podio su victoria, junto a Marc Márquez y Andrea Iannone.

Como quería Valentino con su casco, Mugello fue todo amarillo. La cifra oficial decía que hubo 100.640 espectadores. La grandísima mayoría seguidores de Valentino. Apenas unos pocos 'disidentes' en la tribuna de Ducati, los 110 del club de fans de Lorenzo y, algunos desperdigados, de Márquez.

Con todo, el ambiente en el paddock fue tranquilo. Los fans de los españoles se pasearon sin problemas con sus camisetas del tiburón o negras. No hubo incidentes. Los guardaespaldas de Lorenzo no tuvieron que actuar. Sólo se oían gritos de "Vale, Vale" por todas partes.

Eso sí, se retiraron pancartas que podían considerarse ofensivas. Todo lo que era una crítica o un insulto al dúo nacional se desmontaba. "El 99 + el 93 nunca serán igual que el 46", decía una que, rozando el poste, se dejó. "Dios olvida, pero Mugello, no" se apartó rápidamente. Había que dar buena imagen.

Pero llegaron los pitos. En cada ocasión que salía en las pantallas una imagen de Jorge o Marc, los pitos eran brutales. No se había oído tal volumen en ningún otro circuito. Ni en Cheste después de la polémica, ni en Argentina donde había muchísimos 'rossistas'. El punto álgido llegó en la presentación de los pilotos en la parrilla. Los decibelios se dispararon. En cambio, con Rossi, cada vez que salía o pasaba frente a una tribuna llegaba un rugido, trompetas, sirenas, petardos... Todo se volvía amarillo.

Al caerse el mito, algunos hasta se levantaron de sus asientos y se fueron. No querían ver ganar a Lorenzo o Márquez. Ellos se perdieron en show. Ganarían evitarse el atasco, pero la compensación es escasa.

"No me sentí respetado"

La decepción local hizo que la pitada en el podio fuera menor. El bajón había llegado pese a la invasión habitual. Márquez no se encontró cómodo. "No hay nada igual que correr en casa y verlo todo de tu color. Tienes que ser profesional y centrarte en tu trabajo. Todo el circuito era amarillo. En el paddock me he sentido respetado, pero en el podio no tanto. Lo importante es que quien ha venido a disfrutar del motociclismo, lo ha hecho porque hacía tiempo que no se veía una carrera así. En el podio hemos visto algún tomate volar por eso no he celebrado mucho la victoria porque el ambiente no era para ello y no me gusta hacer rabiar a la gente", soltó.

Lorenzo sí gozó en el cajón. Hasta lanzó besitos, como hiciera en otras victorias. Hasta bromeó luego. "Mejor que lleguen tomates que otro tipo de fruta. Era difícil llegar con la altura que tiene el podio", indicó.

MÁS EN MSN

-Alonso, el ocaso de una leyenda

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon