Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Críticas de Sammer: "Para lo que nos espera esto no es suficiente"

AS AS 17/04/2014 DPA

Por las mentes de la directiva del Bayern Múnich circulan dos preocupaciones: la caída de rendimiento que viene mostrando el equipo de Josep Guardiola en los últimos partidos y la autoridad con la que el Real Madrid, su temido rival en semifinales de Liga de Campeones, arrolló al Barcelona en la final de la Copa del rey.

"No estamos encendidos y no es suficiente para lo que nos espera", advirtió ya la noche del miércoles el director deportivo de los bávaros, Matthias Sammer, pese a que su equipo acababa de golear por 5-1 al Kaiserslautern para meterse en la final de la Copa Alemana ante el Borussia Dortmund.

"Todo el mundo hace un trabajo excelente, pero nos falta un tres o cuatro por ciento más. Nuestra referencia no es el Kaiserslautern, sino el Real Madrid y el Borussia Dortmund", completó Sammer. "Estamos contentos de estar en la final. Pero no puedo estar contento con la forma en la que jugamos".

En Alemania no pasó desapercibido que, mientras los bávaros goleaban sin demasiado brillo al Kaiserslautern, de segunda división, Gareth Bale cabalgaba el campo entero del Barcelona para marcar un 2-1 que dio la Copa del Rey a un Real Madrid superior pese a la ausencia de Cristiano Ronaldo.

El equipo de Carlo Ancelotti es el rival más temido en la competición más importante del temporada y en el peor momento del Bayern, que encadenó un empate y dos derrotas en Liga, incluido un 3-0 frente al Dortmund, y que viene exhibiendo un juego apático muy por debajo del que deslumbraba en Europa hasta hace un mes.

El temor en Múnich es que la enorme facilidad con la que el Bayern conquistó la Liga hace ya cuatro fechas se haya vuelto en contra del equipo al relajar la tensión competitiva. "Éramos intocables hasta que nos hicimos con la Liga. Y hemos perdido esto", lamentó Sammer.

Las duras declaraciones del directivo son por eso "no tanto una crítica a los jugadores como un mensaje a la opinión pública que pretende demostrar que el club es consciente de la seriedad de la situación", analizó un comentarista del semanario "Der Spiegel".

El mismo mensaje lanzó el presidente de la junta directiva del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge: "Para llegar a la final en Lisboa tendremos que mejorar", alertó, aunque asegurando que el plantel es consciente de eso. "No estamos en una isla de autocomplacencia. Hemos discutido el tema y sabemos que tenemos que volver a hacer mejor ciertas cosas para lograr nuestros objetivos".

Sammer, abrazado a Guardiola. © EFE Sammer, abrazado a Guardiola.

La altura de esos objetivos es otro problema que afronta el Bayern de Guardiola: el equipo defiende un histórico triplete logrado el año pasado por Jupp Heynckes y cualquier tropiezo, en particular en Liga de Campeones, podría hacer que el título de Liga pareciera demasiado poco.

El propio Guardiola es el primero en reconocer la presión y se sumó por eso al pedido de más concentración y ambición a sus jugadores ante el partido del sábado en Liga con el colista Eintracht Braunschweig y ante las semifinales de Liga de Campeones el miércoles en Madrid y el 29 de abril en Múnich.

"Vamos a conversar los próximos días y vamos a entrenar nuestra forma de jugar ante el Braunschweig y el Madrid", señaló el técnico español. Guardiola sabe que una eliminación ante el Real Madrid las próximas dos semanas podría amargar su trabajo de casi un año en el Bayern.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon