Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristiano desafía al gigante

AS AS 16/06/2014 Luis Nieto

Alemania, la primera selección que llega a 100 partidos en fases finales de un Mundial, no gana una gran competición desde 1996 y cunde la impaciencia. Porque la espera se le hace más larga a quien más medallas cuelga y porque teme que se desvíe una generación fantástica. Seis de los que Löw pone hoy (Neuer, Höwedes, Hummels, Boateng, Özil y Khedira) fueron campeones de Europa Sub-21 hace cinco años y apuntaban a un largo reinado, pero no han sido capaces de cruzar la línea roja que marcó España.

Lo mismo siente Portugal, que en Cristiano ha encontrado un guía y una solución. Sólo le ha dado para amagar, porque ha estado en una final y dos semifinales de Eurocopa y en una semifinal de un Mundial en los últimos 14 años. Ahora ha alcanzado el punto perfecto de maduración. Estamos, pues, ante un partido de alta gama, de tercera semana del torneo.

Pero también asoman sombras. Escasean los nueves. En Portugal es mal endémico; en Alemania, enfermedad inesperada. Paulo Bento pondrá a Postiga, que ha dividido su temporada entre Valencia y Lazio con pena y sin gloria: 28 partidos, cuatro goles. Löw tiene a Klose, que busca los 15 tantos de Ronaldo (suma 14), pero se le ha pasado el arroz. Empezará en el banquillo y el papel será para Özil (o quizás Schürrle), cuyo juego sufre un trastorno bipolar. Ondeará como la bandera germana tras la baja del emergente Reus por una mala torcedura de tobillo. “No le den por acabado”, dijo esta semana Podolski. Que así sea.

Y también asoma la incógnita de si Cristiano es Cristiano o lo que queda de él tras una temporada de castigo y una preocupante tendinitis rotuliana. Sano es un cañón.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon