Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristiano Ronaldo, 64 minutos a pleno rendimiento ante Irlanda

Logotipo de AS AS 11/06/2014 Manu Sainz
Cristiano Ronaldo disputa un balón a Stephen Kelly en el amistoso de esta pasada madrugada. © EFE Cristiano Ronaldo disputa un balón a Stephen Kelly en el amistoso de esta pasada madrugada.

A sólo unas horas de que comience el Mundial 2014, todas las miradas dirigidas ya hacia Brasil se giraron durante los 90 minutos que duró el Portugal-Irlanda hacia el Metlife Stadium de Nueva Jersey. El motivo era el regreso del mejor jugador del mundo a los terrenos de juego. En los últimos días algunas informaciones habían generado un cierto temor en la afición portuguesa (y madridista) señalando que Cristiano podría perderse el Mundial por lesión. Así que la presencia del astro en el once inicial de Paulo Bento resultó ser un alivio para todos sus compatriotas. Y más, después de ver su buen encuentro de ayer.

Portugal superó claramente a Irlanda antes de partir hacia Brasil, pero lo más importante era comprobar si Cristiano estaba recuperado de sus problemas físicos. Y tardó poco en dejarlo claro. Aún no se había cumplido el primer minuto de partido, cuando Cristiano recibió el balón, se fue de dos rivales y realizó el primer tiro a puerta. Esa era la mejor tarjeta de visita del capitán portugués y la antesala de lo que pasaría al minuto siguiente. Varela saca un centro medido desde la banda derecha y Hugo Almeida, libre de marca, adelanta a Portugal con un remate de cabeza picado. El encuentro no podía haber empezado mejor para los de Paulo Bento. Sin embargo, en el minuto 12, Cristiano se quedó tirado en el suelo por una fea entrada de un defensa irlandés. Se llevó la mano la rodilla izquierda y las caras de los portugueses que estaban en el estadio eran un poema. El susto le duró a los paisanos de Camóes justo hasta que en la siguiente jugada su capitán puso a prueba la recuperación de su pierna izquierda con un potente zurdazo. Todo en orden. Así que, ya con toda la confianza, fue de nuevo Cristiano quien en el 18’ lanzó un libre directo al poste izquierdo de la meta de Forde. Ahí el crack ya estaba ‘on fire’ y sólo tres minutos después volvió a aparecer para asistir a Coentrao con un espectacular taconazo. El centro del lateral lo convirtió en autogol Kelly. Portugal ganaba ya 2-0 y Cristiano no paraba de pedir el balón, el mejor síntoma de que su recuperación es total.

Y mientras Cristiano disputaba su partido particular, cuajaban un encuentro muy serio. Neto y Ricardo Costa adelantaban la defensa casi hacia el centro del terreno de juego, William Carvalho era el dueño de la medular, Hugo Almeida se mostraba solidario y resolutivo y el peligro por las bandas era cosa de Coentrao y Varela.

Con toda la maquinaría funcionando como un reloj suizo, en el minuto 38, un centro de Varela fue rematado por Cristiano y el mal despeje del meta irlandés fue aprovechado por Almeida para hacer el 3-0. El encuentro empezaba a no tener más historia que saber los minutos que aguantaría Cristiano sobre el terreno de juego y ver si llegaba su gol. Mientras tanto, el que sí cayó fue el de McClean para Irlanda en el 51 gracias a una buena acción individual. Y en el minuto 64, llegó la hora del descanso para Cristiano. El objetivo estaba cumplido. Fue entonces cuando entró en escena Pepe. El central, que no jugaba desde el pasado 7 de mayo, disputó a buen nivel los últimos 25 minutos de encuentro. Vieirinha y Coentrao todavía tuvieron tiempo para hacer dos goles más.

El partido pasará a la historia como el primer triunfo de Portugal sobre Irlanda desde 1996 y por las recuperación de Cristiano para el Mundial 2014. El Día nacional de Portugal acabó en fiesta grande.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de As.com

image beaconimage beaconimage beacon