Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristiano Ronaldo, un enemigo de 90 minutos

SPORTYOU SPORTYOU 22/11/2016 Julián Ávila
Cristiano Ronaldo, un enemigo de 90 minutos © Getty Images Cristiano Ronaldo, un enemigo de 90 minutos

Cristiano Ronaldo regresa a casa. A Lisboa, al Sporting de Portugal. Al club que le hizo de plataforma para saltar al fútbol de elite. Ahora lo hace de la mano del Real Madrid y con la urgencia de no perder para evitar sobresaltos en el último encuentro de la liguilla de la Champions League.

No será sencillo digerir el trago. El delantero luso vivirá unas horas de angustia, agasajado entre los 'parabens' de sus compatriotas y la responsabilidad de sumar los tres puntos que tranquilidad en la navegación por esta nueva edición de la Champions. Cristiano Ronaldo le debe todo al Sporting desde que fichó en la temporada 97-98. Le ofreció la oportunidad que sueña cualquier niño de su edad. Pero no solo eso. Ahí sentó las bases de su educación y de su cultura, apoyado por las herramientas que puso el club a su disposición.

El corazón que fue restañado cuando tenía 15 años por un problema menor volverá a estar dividido. Cristiano Ronaldo está enamorado del Real Madrid pero es más 'sportinguista' que 'madridista'. Sentido común. Por mucho que en el verano de 2003 hiciese de nuevo las maletas para enrolarse en las filas del Manchester United nunca olvida quién le dio la mano para arrancar su aventura en el fútbol profesional. Si ahora sus vitrinas están repletas de trofeos como el Balón de Oro, la Eurocopa, la Champions, la Premier... siempre quedará un hueco para su amor por el Sporting.

Cuando el público José Alvalade reciba al Real Madrid le dedicará una sonora pitada, salvo cuando entre en escena Cristiano Ronaldo. Entonces, el socio número 100.000 verdiblanco será agasajado con un unánime aplauso. Luego, cuando el balón se ponga en juego, se convertirá un enemigo de noventa minutos. El Sporting está obligado a ganar al Real Madrid si quiere mantener intactas sus opciones para pasar a los octavos de final de la Champions League.

Ya se lo puso en chino al Real Madrid en el partido disputado en el Santiago Bernabéu, donde los blancos se salvaron de la derrota de milagro con un gol 'in extremis' de Morata, precedido de otro de Cristiano Ronaldo, en una falta. El delantero está viviendo una temporada complicada con altibajos y veremos qué cara ofrece ante sus paisanos después del hat trick en el Vicente Calderón ante el Real Madrid. No será un partido sencillo para él, condicionado por los sentimientos y la profesionalidad.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon