Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristiano Ronaldo, un líder de oro

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 13/12/2016 Pepo Miguélez
Cristiano Ronaldo, un líder de oro © Getty Images Cristiano Ronaldo, un líder de oro

El Balón de Oro regresa a las manos de quien comenzó el largo duopolio de la última década. O así por lo menos se ha visto reflejado en las últimas ceremonias. Cristiano Ronaldo, en una nueva muestra de su dominio en la reciente historia del fútbol junto a Leo Messi, ha conquistado su cuarto galardón, el tercero en los últimos cuatro años.

En esta ocasión, la lucha por el preciado trofeo ha estado más igualada que de costumbre. Culpa de sus dos perseguidores, Leo Messi y Antoine Griezmann, que no han puesto las cosas fáciles a los jueces a la hora de tomar una decisión. No obstante, finalmente no han podido hacer frente a un sensacional año en el que Cristiano ha levantado los dos títulos más importantes a nivel europeo: Champions League y Eurocopa.

En ambos casos, la figura de Cristiano ha tenido una gran relevancia. El delantero ha ejercido a la perfección su papel como goleador, anotando un total de 51 dianas en el 2016, 38 con el Real Madrid y 13 con Portugal. Goles que han salvado a ambos conjuntos de serios aprietos e incluso algunos de gran belleza como el que le hizo a la Roma en octavos de final de la Champions League.

Pero si hay algo que le ha llevado a alcanzar su cuarto Balón de Oro es su liderazgo y un irredento carácter que no le permite aceptar la derrota. Características que no se pueden entrenar, que corren por las venas de uno, y que forman parte del ADN Cristiano. Esa actitud de nunca rendirse ante la adversidad con la que ha contagiado a sus compañeros para hacer frente a las circunstancias más desfavorables y culminar épicas remontadas.

Así se vivió en fechas para el recuerdo de este 2016, como el hat-trick ante el Wolfsburgo, con el que dio la vuelta al 2-0 de la ida para acceder a semifinales de la Champions, o el doblete ante Hungría en la Eurocopa, para evitar la eliminación de Portugal en la fase de grupos. Sin embargo, donde se pudo apreciar a la perfección ese liderazgo característico de Ronaldo fue en la final ante Francia. Pese a abandonar el campo entre lagrimas a los 25 minutos de encuentro, fue capaz de ejercer de entrenador en la banda, rivalizando con el mismo Fernando Santos a la hora de dar órdenes. Él, por primera vez en la historia del país, logró llevar a Portugal a lo más alto del viejo continente por primera vez en la historia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon