Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuarta victoria consecutiva para Hamilton; Alonso fue sexto

AS AS 11/05/2014 Manuel Franco

El bigote blanco de Dieter Zetsche también sonreía mientras miraba a Lewis Hamilton en su puesto natural. Es uno de esos el inglés, un piloto de época que alguna vez tenía que conseguir esto, dominar, ganar y ganar, demostrar que es uno de los pocos con la capacidad de ser considerado el mejor de los mejores. Hamilton, el odiado, el enemigo íntimo, el tipo que cambió la vida del héroe local, al fin ganando en España. Victoria y liderato. Con autoridad, con mando y con temple al final, cuando su compañero Nico Rosberg se acercaba con los neumáticos en mejor estado. Pero no querido Nico, el tío que tienes al lado es otra historia. Primero Hamilton, segundo Rosberg. Y tercero, Daniel Ricciardo.

 El de Red Bull es el único piloto que repite visita al podio, aunque después en la historia no quedase constancia de su hazaña en Australia por la posterior sanción. Así que realmente nuevo inquilino, nuevo acompañante en el cajón para los Mercedes, el quinto en cinco carreras. Repite Red Bull que ya lo logró con Sebastian Vettel en Malaisia. En Melbourne también lo hizo McLaren, con Magnussen y Vettel junto a Rosberg. Qué tiempos aquellos dirán en Woking. Como ha cambiado la cosa. En Montmeló fueron undécimo y duodécimo. Así es la F-1.

Pero el cambio mayor ha sido en Ferrari. Con respecto a hace un año. En 2013 ganó Fernando Alonso desde la quinta plaza a la victoria, doblando a Lewis Hamilton y su Mercedes. Así fue. Sí, de verdad. ¿no se lo creen? Miren los libros de historia, las webs de estadísticas si no quieren trabajar mucho, si lo quieren más cómodo. Pero esta vez no. Fue casi al contrario. Les cuento…

En la salida Hamilton conservo su posición por delante de Rosberg y ahí siguió hasta el final, sólo en las últimas vueltas perjudicado por el graining de sus Pirelli sufrió un poco el campeón de 2008. Por detrás Ricciardo era adelantado por Bottas y Grosejan, pero tras la primera parada el de Red Bull ya estaba por delante de este par de atrevidos de la clase media.

Mientras, Alonso séptimo salía y séptimo acabó la primera vuelta. Por detrás de Raikkonen. Estuvo a punto de pasarle en la primera frenada, lo intentó después, pero se defendió bien. Kimi finalmente terminó pasado por Alonso. Y doblado por los dos Mercedes. Así fue.

La diferencia actual entre el equipo de la estrella y el resto es abismal, pero con respecto a Ferrari resulta dramática para una afición española que casi llenó este circuito en su gran premio. Muchos euros en un país en crisis para no poder ver al ídolo luchando por ganar, pelando por el podio, intentando dar una alegría imposible. Al menos no iba a dejar que su compañero terminase delante. Y a poco del final le pasó e impidió que los Mercedes le doblasen. Orgullo de campeón. Casta. Poco más puede hacerse por un piloto que, pese a todo es tercero en el Mundial. Sin palabras. Felicidades Hamilton, enhorabuena Mercedes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon