Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dani Alves acelera a Marquinhos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 07/06/2014 Miguel Rico

En el Barça desde 2008, Dani Alves tiene todavía un año más de contrato pero hay pocas, muy pocas posibilidades, de que lo cumpla. Ni él ni la dirección técnica ni el nuevo entrenador parecen tener mucho interés en prolongar la relación. Por tanto, en vísperas del balance, hay que decir ya mismo que su rendimiento global - obviando nefastos momentos puntuales de esta temporada - ha sido extraordinario. Lo ha ganado absolutamente todo - 16 títulos con el Barça - y desde luego ha amortizado en el campo lo que en su día pareció un gasto temerario: 35 millones de euros - más variables - se pagaron al Sevilla por un defensa lateral. Lo nunca visto. Aquella apuesta de Txiki Begiristain ha sido extraordinariamente rentable y con eso habría que quedarse. El análisis de Alves debe ser absoluto, no parcial.

Hoy, sabiendo como están las cosas y que en junio de 2015 queda libre, Alves está dispuesto a jugarse el as de bastos que tiene en la mano. Si hay que irse ya del Barça, se irá ya pero ha instado a sus agentes para que informen al Barça y al PSG - su mejor pretendiente - de que quiere conocer su futuro antes del inicio del Mundial. Y la Copa del Mundo empieza el jueves 12 en Sao Paulo con el Brasil-Croacia, partido inaugural. Neymar y Alves contra Rakitic.

Esta postura de Dani, lógica desde el punto de vista profesional, se vincula inmediatamente con las negociaciones que Barça y PSG, al máximo nivel, están manteniendo por Marquinhos. Ese joven central que el año pasado jugaba en la Roma, al que conoce perfectamente Luis Enrique y que el PSG se lo arrebató al Barça pagando más de lo que podía ofrecer Zubizarreta en aquel momento: 32 millones de euros.

De un año a otro, todo ha cambiado radicalmente. El PSG ha fichado a David Luiz por casi 50 millones para que sea la pareja de Thiago Silva. Marquinhos se queda sin sitio y el Barça es su mejor salida para ser titular en un equipo de máximo nivel que, además, mejorará su fichaconsiderablemente. Es su ocasión y no piensa desaprovecharla.

En este contexto, si todo fuese como se diseñó hace unos meses, Alves podría entrar en la operación y abaratar considerablemente el coste del joven central brasileño quien, por su parte, también presiona al PSG para que se ponga de acuerdo con el Barça y maneje cifras de mercado en vez de sus exageradas pretensiones Los franceses empezaron pidiendo casi 50 millones de euros y ahora parece que accedería al traspaso por 35. Algo más de lo que pagó a la Roma. Pero siguen hablando. Y ahora con prisa porque Alves quiere jugar tranquilo el Mundial. Su Mundial. Y de que entre o no entre en la operación, hay una gran diferencia económica. Sobre todo para el Barça.

Por cierto, esta cifra de 35 millones es muy, muy parecida - casi idéntica - a lo que Qatar paga anualmente al Barcelona por el patrocinio que luce en el estadio, en la camiseta y en todos los lugares donde pueda visibilizar la alianza. Y si tenemos en cuenta que el dinero para comprar y gestionar al PSG sale del mismo sitio que el dinero que ingresa el Barça de su patrocinador principal, podríamos decir que lo que Qatar paga al Barça con la mano izquierda, se lo va a cobrar por Marquinhos con la mano derecha. Vamos, lo comido por lo servido

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon