Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

David Ferrer tumba a Nadal

AS AS 18/04/2014 Jesús Mínguez

Entre trajes de finas telas y ruido de tenedores en las terrazas al restaurante del Monte Carlo Country Club, dos gladiadores sudaban y levantaban regueros de arcilla en el mediodía monegasco, comían kilómetros en una batalla de tremenda intensidad. Y de ella salió triunfante David Ferrer, que derrotó a Rafa Nadal en los cuartos de final del Masters 1.000 que el balear había ganado en ocho ocasiones por 7-6 (1) y 6-4 en 2h:13.

El alicantino derriba así un muro, porque sólo había conseguido ser mejor que Nadal en tierra hace diez años, en Stuttgart 2004. Las otras 18 veces que se habían visto las caras en arcilla, había claudicado. El número seis del mundo se medirá mañana a Stanislas Wawrinka, que eliminó a Milos Raonic por 7-6 y 6-2, por un puesto de finalista. El cara a cara favorece 7-5 al español.

El tropiezo de Nadal tiene dos lecturas. Una en clave de su juego, que no ha carburado en Montecarlo sobre todo por su irregular porcentaje de servicio. La segunda en clave de puntos: de aquí a Roland Garros debía defender 5.100 ante el acoso de Novak Djokovic y se ha dejado 420, ya que comenzó con 600 de la final del año pasado que perdió precisamente contra el serbio.

Ferrer, durante el partido. © AFP Ferrer, durante el partido.

Ferrer cambió la versión diésel que venía mostrando por otra de gasolina. Arrancó agresivo y eso le valió colocarse 2-0. El tercer juego se extendió 16 minutos. Golpe tras golpe, bola de break tras bola de break hasta seis, Nadal se lo llevó. Pero el número seis del mundo demostró que no iba a perder los nervios ni el temple. Se sucedieron otras dos roturas y se derivó al tie-break, donde Nadal no fue Nadal. Tras ganar el primer punto, cedió siete seguidos. Su primer set se cerraba con sólo un 54% de primeros, con un 43% de puntos ganados con segundo, sin un drive decisivo y con un revés paralelo trufado de fallos. Con malas sensaciones tras una hora y 26 minutos de lucha. Un partido en un set.

En la segunda manga, se sucedió el carrusel de errores no forzados de Nadal y Ferrer no perdió la concentración. Quebró para 2-1 y para 5-2. Y sacó para ganar pero le entró el miedo, el vértigo de tener contra las cuerdas al mejor jugador de la historia sobre tierra batida. Llegó el break del de Manacor, y los nervios… Pero los dominó y rompió el muro. Infligió la 22ª derrota sobre tierra a Nadal, que acabó con 44 errores no forzados, en 322 partidos, resopló y puso patas arriba la campaña europea de tierra en Montecarlo, el torneo favorito del rey Nadal donde sólo había perdido con Coria en su debut en 2003 y con Djokovic el año pasado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon